10 de octubre de 2014

Castilla y León contará con tres nuevas residencias para personas con enfermedad mental antes de finales de año

Castilla y León contará con tres nuevas residencias para personas con enfermedad mental antes de finales de año
EUROPA PRESS

SALAMANCA, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

Castilla y León contará con tres nuevas residencias para personas con enfermedad mental antes de finales de año, que dispondrán de 42 plazas cada una y que se ubicarán en las provincias de Soria, Burgos y Ávila.

Así lo ha señalado la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, quien ha participado en el acto que ha organizado la Confederación de Asociaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Feafes) en el Teatro Liceo de Salamanca, con motivo del Día Internacional de la Salud Mental.

El centro de Soria estará bajo la titularidad de la Confederación de Asociaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental y las otras dos --Burgos y Ávila-- estarán gestionadas por la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta.

Actualmente, a la espera de la apertura de estas tres nuevas instalaciones, la comunidad de Castilla y León ya cuenta con dos centros de estas características en las localidades de León y Toro (Zamora), ha apuntado Milagros Marcos.

Respecto a la atención que se ofrece en ellos, la consejera ha detallado que el apoyo en estas instalaciones se lleva a cabo por "un determinado momento" con el objetivo de ayudar al paciente y que posteriormente pueda "volver a la vida autónoma" en "el menor tiempo posible".

Milagros Marcos ha indicado que "se están dando pasos muy serios" para que las personas que padezcan estas situaciones consigan una "integración normalizada" y puedan dejar de ser víctimas de "estigmas" y situaciones que les impiden una "normalización" en sus vidas.

Para ello, la consejera ha recordado que la Junta de Castilla y León invierte un montante global de 20 millones de euros para diferentes programas y ayudas para personas con enfermedades mentales.

Y, entre las medidas puestas en marcha, según ha continuado, se incluyen las de atención directa y el "nuevo modelo" de apoyo profesional para que los beneficiarios sigan en sus casas o en viviendas tuteladas, además de las campañas de sensibilización para la sociedad en general.