2 de abril de 2019

Los cardiólogos señalan que la "mitad" de los pacientes con alto riesgo de trombo "están mal anticoagulados"

Los cardiólogos señalan que la "mitad" de los pacientes con alto riesgo de trombo "están mal anticoagulados"
PIXABAY/SBTLNEET - ARCHIVO

MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Manuel Anguita Sánchez, ha señalado que "el 50 por ciento" de los pacientes con alto riesgo tromboembólico "están mal anticoagulados", y que "las dos terceras partes" siguen recibiendo anticoagulantes clásicos, denominados antagonistas de la vitamina K (AVK).

"Si bien es cierto que la situación de los pacientes que necesitan anticoagulación por presentar criterios de alto riesgo tromboembólico ha mejorado claramente, la manera en la que estos pacientes están siendo anticoagulados aun deja que desear", ha incidido Anguita Sánchez, también miembro del servicio de Cardiología del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, durante las jornadas 'ApiCARDIO: Actualización en la Prevención del Ictus Cardioembólico', organizadas en Madrid por la Alianza Bristol Myers Squibb-Pfizer.

A esto, el doctor Juan Cosín Sales, del servicio de Cardiología del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia, ha añadido que, a pesar de que todas las guías de práctica clínica de las principales sociedades científicas recomiendan el uso de anticoagulantes orales directos (ACOD) en lugar de AVK como primera opción para la prevención del ictus en fibrilación auricular no valvular (FANV), en España "se inicia un tratamiento con AVK por las limitaciones del Informe de Posicionamiento Terapéutico (IPT)".

En esta misma línea, el doctor Juan Tamargo Menéndez, catedrático de Farmacología en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, ha comentado que las guías de la Sociedad Europea de Cardiología recomiendan iniciar la anticoagulación oral de un paciente con FANV con ACOD en vez de con un AVK. "Estos tipos de anticoagulantes difieren en sus características farmacológicas y el conocimiento de estas diferencias permite elegir el ACOD más idóneo en cada paciente", ha agregado.

Durante el encuentro, también se han abordado los retos futuros a los que se enfrentarán los cardiólogos respecto al manejo práctico de los ACOD. "Los nuevos estudios nos están permitiendo explorar el uso de estos fármacos en subgrupos de poblaciones que estaban poco representadas en los ensayos clínicos, y los resultados están siendo alentadores", ha asegurado el doctor Cosín.

En cuanto a áreas de mejora, los expertos participantes han destacado la importancia de la equidad en el acceso a este tipo de fármacos. "Actualmente se vive una situación de inequidad respecto a los ACOD debido, en gran medida, a la variabilidad de los criterios de utilización de estos fármacos en los visados. En nuestro país, existen comunidades e, incluso, hospitales que tratan al 20 por ciento de los pacientes con este tipo de fármacos mientras que, en otras, esta tasa se encuentra por encima del 60 por ciento", ha criticado.

La fibrilación auricular es la arritmia cardíaca más común. Según datos de la SEC, afecta al 4,4 por ciento de la población española mayor de 40 años, es decir, más de un millón de pacientes, de los cuales más de 90.000 están sin diagnosticar. Sus principales consecuencias son el ictus, que supone la primera causa de muerte en las mujeres y la segunda en hombres en España, y la embolia sistémica.

Contador

Lo más leído