15 de septiembre de 2015

Cáncer de próstata: ¿conoces la prueba del PSA?

Cáncer de próstata: ¿conoces la prueba del PSA?
GETTY/KUKHUNTHOD

MADRID, 15 Sep. (INFOSALUS) -

   Acrónimo del término inglés 'Antígeno específico de la próstata', se trata de una proteína que generan las células de la próstata, también las cancerígenas, y cuyos valores pueden determinarse a través de un análisis de sangre normal. Es un marcador, sin embargo, que no es específico del cáncer de próstata: no siempre que los niveles de PSA se encuentran elevados conllevan la existencia de malignidad.

   CÁNCER DE PRÓSTATA

   Según explica a Infosalus el doctor Eduardo García Cruz, urólogo y responsable de la Unidad de Urología y Men's Health de Barnaclínic+, para la población masculina general la prueba de PSA se lleva a cabo cuando existen síntomas urinarios, problemas para orinar, o como parte de los programas de detección precoz del cáncer de próstata por los que deben pasar los varones a partir de los 50 años.

   "La polémica está en desde qué edad y hasta qué edad realizar la prueba de PSA. Los estudios apuntan que lo razonable es que esta línea de corte sean los 50 años y según los niveles de PSA ver con qué periodicidad se vuelve a realizar", apunta García Cruz.

LOS NIVELES ELEVADOS DE PSA PUEDEN INDICAR HIPERPLASIA O CÁNCER DE PRÓSTATA

  Los niveles elevados de PSA pueden indicar hiperplasia de próstata o cáncer de próstata, pero será su valoración junto con el resto de factores de riesgo individuales los que hagan al facultativo requerir más pruebas. El urólogo señala que existen casos de varones que a pesar de tener niveles elevados no presentan cáncer ni hiperplasia de próstata y que sin embargo otros con niveles bajos sí pueden presentar estas patologías.

   "Lo que sí es más probable es que si los datos de PSA están por debajo de un punto existe poca probabilidad de cáncer en un futuro. Hay que hacer la valoración de PSA a los 50 años y ver su evolución", continúa el especialista.

   Los resultados informan en nanogramos de PSA por cada mililitro de sangre (ng/ml). Hay que tener en cuenta que el valor del PSA se modifica con el tiempo. Aproximadamente su valor normal hasta los 50 años es de alrededor de 2,5 ng/ml y después entre los 50 y los 70 años de hasta 4 ng/ml, para cuando se superan los 70 años alcanzar hasta 10 ng/ml.

   Después de una cirugía de próstata el PSA debería ser cero o estar en niveles muy bajos. Cuando se ha pasado por radioterapia, crioterapia o braquiterapia, el nivel normal es hasta dos puntos más del valor de PSA más bajo alcanzado tras el tratamiento.

   Los factores que tienen en cuenta los especialistas al interpretar la prueba de PSA son: edad por encima de 50 años, antecedentes familiares o no de cáncer de próstata, tamaño de la próstata, biopsia anterior negativa (en estos casos tienen una menor probabilidad de cáncer de próstata) y valores de PSA anteriores.

DESCARTAR LA PRESENCIA DE CÁNCER DE PRÓSTATA

   Tras los resultados de PSA, si éstos, más los factores asociados sugieren la necesidad de comprobar que no existe cáncer de próstata se suele pasar por una biopsia de próstata aunque en la actualidad la resonancia magnética está mostrando gran eficacia y se consolida como una prueba de imagen que, según considera García Cruz, puede convertirse en la primera opción en un futuro próximo.

   La resonancia magnética multiparamétrica toma varias imágenes que luego se fusionan en una única visión de la próstata. Los radiólogos hacen una estimación del riesgo en cada zona de este órgano y, a pesar de ser una potente herramienta de imagen, la prueba requiere de mucho entrenamiento para su realización y valoración.

   "Si la biopsia detecta el tumor el resultado es fiable, sin embargo, hay que tener en cuenta que es una prueba con un alto porcentaje de falsos negativos, lo que lleva a dudas de que no exista tumor. En el caso de la resonancia magnética existe casi un 0% de probabilidades de que si existe tumor no se detecte", señala el urólogo.

   Cuando se va a realizar una biopsia, el urólogo toma muestras de aquellas localizaciones donde los estudios han descubierto que se asienta el cáncer, pero no existe un aspecto anormal que indique en qué área de la próstata hay que tomar la muestra en cada paciente en concreto.

   Después de una biopsia negativa, el paciente continúa en seguimiento y si persisten los valores de PSA elevados, se puede realizar una resonancia magnética posterior, aunque se han de esperar unos meses hasta realizar una nueva valoración del PSA.

Para leer más