14 de julio de 2014

La búsqueda de nuevos biomarcadores en el abordaje de la esclerosis múltiple impulsa las terapias individualizadas

MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

La búsqueda de nuevos biomarcadores en el abordaje de la Esclerosis Múltiple (EP), como los presentes en la sangre, en el líquido cefaloraquídeo o en factores genéticos, hace que los nuevos tratamientos evolucionen hacia la "medicina individualizada", que a su vez resulta más efectiva porque se centra en las necesidades de cada paciente, según el coordinador de la Unidad de EM del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y director de la 'XXVII Edición de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid (UCM)' organizada por la compañía farmacéutica Novartis sobre EM, Rafael Arroyo.

Bajo el título 'Estrategias actuales para el abordaje integral y sostenible de la EM', y con una duración de tres días, el curso ha contado con la participación de más de 50 expertos en Neurología, Enfermería y Fisioterapia, además de representantes de las asociaciones de pacientes y expertos en Gestión Farmacéutica en San Lorenzo del Escorial.

El primer día se trató el tema de la investigación en biomarcadores, bajo el lema 'Hacia la mejora de la calidad de vida de los pacientes', y durante la mesa redonda Arroyo hizo hincapié en el abordaje de estos como paso imprescindible para las terapias individualizadas. Por su parte, el director del Centro de Esclerosis Múltiple de Cataluña, Xavier Montalbán, y el jefe de la Unidad de Neurorradiología y Resonancia Magnética del Hospital Vall d'Hebron, Álex Rovira, fueron los protagonistas de las ponencias acerca de este tema.

En la segunda jornada, bajo el título 'El deterioro cognitivo y la problemática de la adherencia al tratamiento en la EM', Arroyo destacó durante la mesa redonda que "la elevada adherencia causa un alto grado de efectividad en los tratamientos, además de mejorar la calidad de vida de los pacientes". "Las nuevas tecnologías ayudan a comprobar la adherencia en algunos tipos de tratamientos, pero otros todavía no pueden controlarse; por ello, forma parte del trabajo del personal sanitario, tanto en medicina como enfermería, motivar a los pacientes para que no dejen la medicación", añadió.

EL DETERIORO COGNITIVO, A MENUDO MAL DIAGNOSTICADO

En la sesión también se discutió sobre el deterioro cognitivo, "un factor que a lo largo de los años ha sido mal diagnosticado y poco seguido, y que influye en gran medida en la calidad de vida del paciente, por lo que es importante que se tenga en cuenta en la valoración global del paciente de EM", afirmó el especialista. Esta vez, fue el jefe de Servicio de Neurología del Hospital de la Macarena de Sevilla, Guillermo Izquierdo Ayuso, quien ofreció una ponencia.

El tercer día del curso, cuyas manifestaciones se unieron bajo el lema '¿Cómo hacer sostenibles los costes en la EM?', tuvo a la cabeza al jefe de Servicio de Neurología del Hospital de Basurto de Bilbao, Alfredo Rodríguez-Antigüedad.

Asimismo, en esta jornada el jefe de Servicio de Neurología del Hospital Carlos Haya y Virgen de la Victoria de Málaga, Óscar Fernández, realizó una ponencia en la que habló de los nuevos tratamientos basados en el concepto 'Not Evidence Disease Activity' (NEDA), que se centran en un "intento de eliminar la actividad de la EM medida tanto en clínica como en resonancia magnética". Fernández recalcó la necesidad de las estrategias terapéuticas y el decálogo 'Un fármaco para un paciente', en el que reivindicó la "importancia de las terapias individualizadas".

El doctor Arroyo señaló que los costes económicos de la patología "son muy altos": los directos (derivan al sistema público sanitario y al gasto farmacéutico), los indirectos (disminución de la productividad de estos pacientes a nivel laboral) y los intangibles (relacionados con la pérdida de la calidad de vida del paciente). "Estos costes se sitúan entre 30.000 y 40.000 euros de media al año por cada caso de EM, aunque pueden aumentar hasta los 60.000 en pacientes con discapacidad grave", concluyó.

EL 70% DE LOS CASOS DE EM SE PRODUCE ENTRE LOS 20 Y LOS 40 AÑOS

La EM es una enfermedad neurológica, consistente en la aparición de lesiones desmielinizantes, neurodegenerativas y crónicas del sistema nervioso central, de la que actualmente se desconocen las causas que la producen.

Se estima que alrededor de 47.000 personas padecen EM en nuestro país, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), una cifra que cada año suma cuatro nuevos casos por cada 100.000 habitantes. De todos los afectados, el mayor porcentaje (70%) lo representan las personas de entre 20 y 40 años, sin embargo, el inicio de la enfermedad se podría producir incluso antes.

Aunque el promedio de esperanza de vida de las personas con EM se reduce sólo entre cinco y diez años, los diagnosticados sufren un gran impacto en la identidad personal, las relaciones y el futuro.

Para leer más