12 de julio de 2016

El bipcampeón del mundo en patinaje apadrina el campamento de la SER

El bipcampeón del mundo en patinaje apadrina el campamento de la SER
SER

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Reumatología (SER) ha organizado la 4ª edición del campamento de verano para niños con enfermedades reumáticas al que ha visitado el bipcampeón del mundo de patinaje, Javier Fernández López, convirtiéndose en el padrino.

En el campamento participan casi 40 niños, de entre 8 y 14 años, ¡procedentes de toda España, y "además de intentar que los niños se diviertan y puedan disfrutar de las mismas actividades de ocio que otros chicos de su edad, se pretende favorecer su autonomía y enseñar hábitos de vida saludable", ha explicado el reumatólogo de la Unidad de Reumatología Pediátrica del Hospital Niño Jesús (Madrid), Daniel Clemente.

El bicampeón de patinaje ha comentado a los pequeños su experiencia y carrera deportiva enseñándoles que es necesario luchar por conseguir un sueño, aunque "hay momentos difíciles que te ayudan a ser más fuerte y es importante tener actitud positiva".

"El deporte y todo lo que estáis aprendiendo durante estos días de campamento os va a ayudar mucho". "Es una vivencia muy especial, y sobre todo que podáis disfrutar haciendo deporte", ha añadido el Javier Fernández.

MAYOR AUTONOMÍA CON LA PRÁCTICA DE EJERCICIO

"La práctica de ejercicio físico para estos niños tiene el claro objetivo de mejorar su condición física y psíquica, así como las capacidades perceptivo motrices con aprendizaje de ejercicios". "Se busca la fijación de hábitos saludables para afrontar su día a día con mayor autonomía y menor gasto energético", ha subrayado el fisioterapeuta del campamento, Rafael Jácome.

Por esta razón, se ha ideado un plan grupal tres veces al día para obtener el máximo rendimiento de la actividad física. Antes del desayuno se trabaja en movilidad articular, estiramientos y actividad muscular.

Después, a media mañana, se ejercita la coordinación, propiocepción, equilibrio, ritmo, control postural, orientación espacial, segmentaria y aerodinámica. Por último, a media tarde se llevan a cabo ejercicios en la piscina para mejorar la resistencia aeróbica, velocidad-reacción y coordinación.

"También realizamos un trabajo individual, con una terapia manual especializada según los factores internos como son la variabilidad de las distintas enfermedades reumáticas, evitando recidivas o ante agentes traumáticos ocasionales propios de un campamento; y, por otro lado, llevamos a cabo planes personalizados con adaptaciones específicas individualizando la tarea, la carga, el ejercicio y el método", concluye.