15 de septiembre de 2011

Recoletas e Instituto Cartuja desarrollarán una red privada de centros de investigación genómica

Recoletas e Instituto Cartuja desarrollarán una red privada de centros de investigación genómica
RECOLETAS

PALMA DE MALLORCA, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Cartuja se convertirá en el socio tecnológico del Grupo Recoletas para desarrollar de manera conjunta una red privada de centros de investigación genómica durante los próximos tres años gracias a un convenio de colaboración.

El acuerdo ha sido suscrito este jueves en la capital balear por el presidente de Recoletas Grupo Hospitalario, Amando Rodríguez Gutiérrez, y el CEO de Instituto Cartuja Corporación, Rafael Pérez Rodríguez.

La medicina personalizada, en la que juega un papel fundamental la medicina genómica, se orienta a conocer y pronosticar qué tipo de enfermedades hereditarias puede desarrollar un paciente y cuándo, mediante la información contenida en los genes, con objeto de aplicar tratamientos preventivos.

Asimismo, la medicina personalizada permite conocer con detalle las condiciones individuales de cada persona y avanzar en la administración de fármacos en dosis optimizadas para que dicho tratamiento sea lo más eficiente posible.

Con el acuerdo suscrito, el Instituto Cartuja, a través de su filial Cambrix, ayudará a crear y desarrollar institutos de investigación genómica en cada uno de los centros de Recoletas Grupo Hospitalario (un total de nueve hospitales y dos policlínicas, ubicados en las comunidades autónomas de Madrid, Castilla León, Castilla la Mancha, Baleares y Cantabria).

Otro de los puntos del acuerdo prevé la expansión e implantación en los centros de Recoletas de la novedosa tecnología de cirugía no invasiva MRgFUS, un avanzado tratamiento mediante ultrasonidos enfocados guiados por resonancia magnética, desarrollado por GE Healthcare e InSightec.

La Policlínica Miramar de Palma de Mallorca será el segundo centro de España que aplique esta tecnología (tras Instituto Cartuja Corporación), aprobada y certificada por la FDA.

En la actualidad, esta tecnología se aplica en oncología al tratamiento paliativo de metástasis óseas y en ginecología para tratar fibromas uterinos y adenomiosis. Entre sus principales ventajas se cuentan el no requerir hospitalización y no usar radiación y permitir la preservación de la fertilidad.