24 de febrero de 2015

El aumento de ensayos clínicos para niños con cáncer en España permite que apenas salgan a otros países a tratarse

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

   En los últimos años han aumentado en España los ensayos clínicos con tratamientos experimentales para niños con cáncer, lo que favorece que cada vez sean menos los menores que tienen que salir a otros países en busca de una solución para su enfermedad cuando no funcionan los tratamientos habituales.

   Así lo ha reconocido el jefe de Servicio de Onco-Hematología del Hospital Niño Jesús de Madrid y presidente de la Fundación de la Asociación Española de Pediatría (AEP), Luis Madero, durante unas jornadas sobre medicina translacional y ensayos clínicos en cáncer pediátrico celebradas en dicho centro.

   Cada año se detectan en España entre 600 y 700 casos de cáncer en niños, siendo los más frecuentes algunas leucemias, tumores cerebrales y algunos tumores sólidos como neuroblastomas o sarcomas. En general, las tasas de supervivencia son altas, de en torno a un 78 por ciento, pero aún existe un porcentaje de pacientes en los que se siguen buscando alternativas terapéuticas.

   De hecho, en algunos neuroblastomas o sarcomas en estadíos avanzados y algunos tipos de tumores cerebrales o leucemias es inferior al 40 por ciento.

   "Tenemos que conseguir que ese 22 por ciento que falta se puedan curar algún día y, los que se curan, lo hagan mejor y tengan las menores secuelas y efectos secundarios", ha defendido este experto, cuyo centro es de los pocos que hay en España con unidades de investigación clínica para ensayos clínicos pediátricos, junto a otros como el Vall d'Hebrón y el San Joan de Deu en Barcelona, o el Hospital La Fe de Valencia.

SE TRIPLICAN LOS ENSAYOS CLÍNICOS ABIERTOS

   En el caso del Niño Jesús cuentan con el apoyo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), lo que en dos años ha permitido casi triplicar el número de ensayos clínicos abiertos para buscar nuevas terapias experimentales, de 9 en 2013 a 25 actualmente, con un total de 40 pacientes incluidos.

   Esto permite "cubrir la mayoría de cánceres infantiles", ha añadido Lucas Moreno, coordinador de la Unidad de Investigación Clínica del CNIO y el Niño Jesús, y favorece que aquellos pacientes que no tengan un tratamiento disponible "no tengan que emprender viajes en busca de tratamientos a otros países".

   De hecho, ha añadido Madero, gracias a este aumento de ensayos clínicos en su centro "ocurre raramente" que haya pacientes que tengan que vayan a otros países en busca de una solución, y sólo sucede "porque van buscando una investigación que no está abierta en España, pero no en busca de una solución concreta".

   "La gran mayoría de tratamientos experimentales, tanto de Europa como en Estados Unidos, comienzan a estar disponibles en España", ha insistido.

PROBAR FÁRMACOS DE ADULTOS EN NIÑOS

   Los ensayos clínicos abiertos suelen probar la eficacia de tratamientos que ya han demostrado su eficacia en la población adulta, a pesar de que "el cáncer pediátrico es muy diferente al de adulto", ha aclarado este experto.

   De este modo, se ha visto que hay algunos medicamentos contra el cáncer de pulmón que actúan inhibiendo una alteración específica que pueden ser útiles en algunos linfomas, sarcomas y neuroblastomas en niños en los que también está implicado el mismo mecanismo.

   Además, el doctor Moreno ha reconocido que ahora estos fármacos comienzan a probarse en niños mucho antes, incluso cuando todavía están en fase experimental también en adultos, cuando antes "tardaban más de 10 años en probarse en niños".

   En otros casos, se están probando terapias específicas para tumores pedíatricos. De hecho, en la unidad del CNIO y el Niño Jesús hay una línea de investigación abierta con un fármaco experimental específico contra el neuroblastoma infantil que ya ha demostrado su seguridad en pacientes con determinadas mutaciones genéticas y está más cerca de poder usarse en la práctica clínica.

   "El mensaje es optimista, hemos conseguido que haya más ensayos abiertos, lo que nos permite aspirar a una medicina más personalizada", ha defendido este experto, que ha destacado que la colaboración de los padres es clave para mejorar la investigación en estas enfermedades.

Para leer más