12 de mayo de 2014

Asturias-Las urgencias del hospital Álvarez Buylla seguirán en la vieja instalación hasta que culmine el traslado

OVIEDO, 12 May. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Sanidad ha recordado ante el inminente inicio de la última fase del traslado del Hospital Vital Álvarez Buylla a sus nuevas instalaciones de Santullano, que la atención a las urgencias del área sanitaria VII, que se corresponde con la comarca del Caudal, seguirá realizándose en el viejo hospital ubicado en Murias hasta que culmine el traslado, previsiblemente el próximo día 21 de mayo.

A través de una nota de prensa, el Servicio de Salud del Principado señala que esto supone que durante todos los días que dure el traslado permanecerán abiertas las urgencias del antiguo Vital Álvarez Buylla que es hacia donde deben seguir acudiendo los pacientes que precisen atención sanitaria urgente hasta el próximo día 21 de mayo, fecha en que ya se pretende que estén operativas las urgencias en el nuevo hospital. En cualquier caso, la ciudadanía tendrá conocimiento puntual de este cambio en el momento en que se produzca.

Para poder afrontar el proceso con las mayores garantías, el Servicio Público de Salud del Principado de Asturias (Sespa) ha elaborado un plan asistencial en el que participan el resto de las áreas sanitarias y que asegurará la atención hospitalaria a los pacientes de la comarca del Caudal durante todo el proceso que dure el traslado.

Así, el Sespa ha previsto que todas las urgencias que se produzcan entre los días 12 y 19 de mayo y que precisen una intervención quirúrgica urgente serán derivadas al Hospital de San Agustín, en Avilés, que en estos momentos es el centro hospitalario de la red que dispone de mayor capacidad para atenderlas.

Se toma esta decisión para garantizar que los pacientes de la comarca del Caudal que precisen una intervención quirúrgica urgente tengan asegurada con rapidez una cama dentro de la red sanitaria asturiana y que los profesionales del Álvarez Buylla tengan una referencia clara a la que derivar sus pacientes.

EXCEPCIONES

La única excepción serán las urgencias quirúrgicas de otorrinolaringología y de oftalmología que se derivarán al Hospital Universitario Central de Asturias, en Oviedo; y los pacientes pediátricos, que serán remitidos al Hospital Valle del Nalón.

Desde hoy a las 08.00 horas, los partos serán trasladados al HUCA. Sin embargo, las embarazadas podrán seguir acudiendo al servicio de urgencias del Hospital de Murias para su valoración y, en el caso de que sea preciso, se remitirán desde ahí al centro sanitario ovetense.

El nuevo hospital ha supuesto una inversión global de 57 millones de euros, incluyendo el equipamiento, el mobiliario y las nuevas dotaciones. Trabajará en red con el resto de centros sanitarios del Principado, lo que mejorará la capacidad de resolución del centro y permitirá a los pacientes acceder a mejores prestaciones sanitarias. Prestará servicios a 67.000 habitantes, fundamentalmente de la cuenca del Caudal, que serán atendidos por una plantilla de más de 680 profesionales. La hospitalización y las consultas basadas en la alta resolución y la atención ambulatoria constituirán el núcleo central de la actividad.

El centro incluye nuevas prestaciones como la diálisis, además de unificar servicios que hasta ahora se venían prestando en distintas ubicaciones, tales como rehabilitación y diagnóstico por imagen. Las instalaciones cuentan con una superficie construida de 28.000m2 y disponen de 120 habitaciones, todas ellas con cabeceros y preinstalación de gases dobles de modo que la capacidad hospitalaria del centro podría aumentarse en caso de necesidad El bloque quirúrgico incorpora un quirófano más que el actual, por lo que pasa de cinco a seis, y añade una sala de técnicas especiales y una unidad más para el trabajo del parto y la recuperación, que pasa de dos a tres.

El área de consultas externas y gabinetes crece para afrontar el reto de la aumentar la asistencia ambulatoria. Además del crecimiento bruto en 18 nuevos espacios, es de resaltar la ganancia en eficiencia ya que concentra en un único edificio los gabinetes y consultas que estaban en tres edificios distintos. El nuevo hospital mejora el área de diagnóstico por imagen con ocho salas en las que se instalará una resonancia magnética, un TAC y cinco salas de rayos. En línea con el aumento de la asistencia ambulatoria, se prevé un crecimiento importante de la capacidad del hospital de día, con un aumento del 30% de la actual, con seis puestos más. El hospital de día está dotado con 16 sillones y seis boxes.

El nuevo centro sanitario tendrá una unidad de hemodiálisis que viene a resolver un problema importante, ya que el Área Sanitaria VII carece hasta el momento de este servicio para los pacientes con insuficiencia renal crónica. Podrá absorber la mayor parte de pacientes con esta necesidad residentes en el área. El área de urgencias cuenta con una unidad de observación que triplica la capacidad actual, con 19 boxes más. Además pasa a ser unidad distinta que busca incrementar la eficiencia evitando hospitalizaciones de tipo convencional innecesarias.