9 de junio de 2015

La asistencia ventricular permite que el corazón siga bombeando en momentos críticos

La asistencia ventricular permite que el corazón siga bombeando en momentos críticos
FLICKR/BRICK RED

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

La asistencia ventricular permite que el corazón siga bombeando en momentos críticos, según ha informado el presidente la Sección de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Ramiro Trillo.

El experto se ha pronunciado así con motivo de la celebración, este jueves y viernes en Funchal (Portugal) de la XXVI Reunión de la Sección de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista de la SEC, donde acudirán más de 450 expertos y que servirá para debatir sobre las últimas novedades y actualizaciones en el diagnóstico y tratamiento percutáneo de la enfermedad coronaria.

De hecho, en la reunión se van a publicar los últimos datos obtenidos del Registro Nacional del Actividad en Cardiología Intervencionista, que evidencian un ligero aumento de los procedimientos coronarios percutáneos respecto el año pasado. Mientras que en el 2013 se realizaron un total de 65.912 procedimientos, en 2014 han aumentado hasta 66.437.

"En pacientes que han sufrido un infarto agudo de miocardio y cuya área de corazón infartado es muy grande se observa una disfunción muy importante en cuanto a la capacidad del corazón para bombear la sangre a todo el cuerpo. Ante esta situación, se le puede subministrar una asistencia ventricular que no regenerará por completo la función del corazón pero sí que permitirá superar la fase más crítica", ha explicado Trillo.

De hecho, la tecnología desarrollada permite contar con dispositivos de asistencia ventricular de diferentes tamaños y con distintas funcionalidades. Así, los dispositivos de asistencia ventricular de destino final funcionan como un corazón artificial, ya que mediante un dispositivo externo se consigue que un corazón muy dañado pueda bombear correctamente y permitir que el paciente lleve una vida normal.

"En casos de intervenciones coronarias complicadas y de gran riesgo, estos dispositivos permiten que el corazón pueda seguir bombeando en momentos donde la propia intervención haría imposible que el riego sanguíneo continuara. El uso de esta maquinaria durante los minutos críticos consigue mantener con vida al paciente para que los cardiólogos podamos intervenir sobre la arteria afectada y así resolver el problema", ha comentado.

En otros casos, prosigue, tras haber resuelto un episodio de oclusión coronaria mediante la colocación de un stent en la arteria obstruida, la circulación sanguínea se restablece y pasados unos días la periferia del miocardio de la zona infartada puede recuperar su función. Sin embargo, Trillo ha aseverado que esos días de recuperación son "cruciales", ya que el corazón ha sufrido una agresión "muy importante".

"Si apoyamos la función cardiaca implantando un dispositivo externo podemos conseguir que el paciente mejore su situación y que su corazón, aunque no en su totalidad, pueda cumplir con su función vital", ha enfatizado el experto.

FIBRILACIÓN AURICULAR Y EL CIERRE DE OREJUELA IZQUIERDA

Por otra parte, los diálogos dinámicos van a protagonizar otra de las sesiones destacadas de la reunión centrados en cardiopatía estructural valvular e ictus y fibrilación auricular (FA).

"La fibrilación auricular en sí misma es una arritmia benigna que afecta a las aurículas y que no pone en peligro la vida del paciente pero sin embargo, la probabilidad de que se formen coágulos dentro de las cavidades del corazón es mayor. Para evitar esta situación, los pacientes son sometidos a un tratamiento anticoagulante que en algunos casos puede aumentar el riesgo hemorrágico, de modo que los pacientes que presentan este riesgo o que ya han sufrido una hemorragia grave necesitan otras alternativas. En esta línea, hay nuevos dispositivos que se instalan dentro del corazón mediante técnicas de cardiología intervencionista que se denominan de cierre de orejuela", ha detallado.

La orejuela es una estructura que se encuentra dentro de la aurícula izquierda que en pacientes con FA provoca un estancamiento de la sangre, y por tanto, promueve la formación de coágulos. En este sentido, el doctor ha indicado que los dispositivos de cierre de orejuela se introducen mediante un catéter que tapan la orejuela y la aíslan del resto de la aurícula, eliminando la fuente del 80 por ciento de los coágulos que se forman en el corazón.

Además, y con el fin de avanzar a nivel científico en este sentido, se va a organizar una mesa redonda para hablar de la aplicación de la medicina traslacional en la cardiología intervencionista.

"La investigación clásica sigue una serie de pasos en una sola dirección, de modo que los hallazgos positivos obtenidos en los estudios básicos y experimentales se trasladan a la práctica clínica. Sin embargo, la aplicación de estos tratamientos en la clínica genera nueva información. En esta línea surge un movimiento inverso de la medicina traslacional, que traslada de vuelta al campo de la investigación experimental todos estos nuevos fenómenos y reacciones y de este modo, nos permite conocer más en profundidad la patología tratada, así como la mejora del tratamiento correspondiente", ha apostillado el cardiólogo intervencionista del Hospital de León, Armando Pérez de Prado.

Finalmente, se va a celebrar un curso para residentes en el que se destacará la importancia de la agregación y de los problemas más comunes. "El uso de los nuevos antiagregantes en España todavía no se encuentra al nivel de otros países, de modo que en este curso se debatirá sobre este tema, así como la funcionalidad y el posible reemplazamiento de los 'stents' de última generación por los stents bioabsorbibles", ha zanjado el vocal de la Sección de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista de la SEC, José Ramón Rumoroso.