28 de marzo de 2012

Andalucía.- USP Sagrado Corazón apuesta por la fotovaporización por láser para tratar la hiperplasia de próstata

Andalucía.- USP Sagrado Corazón apuesta por la fotovaporización por láser para tratar la hiperplasia de próstata
EUROPA PRESS/USP SAGRADO CORAZÓN

SEVILLA, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

El jefe del Servicio de Urología de USP Sagrado Corazón de Sevilla, José María Pena Outeiriño, ha apostado este miércoles por el empleo de la fotovaporización por láser verde para tratar la hiperplasia benigna de próstata (HBP), una patología que afecta al 25 por ciento de los hombres de entre 40 y 50 años y cuya prevalencia aumenta con la edad hasta alcanzar al 80 por ciento de hombres de 70 años.

La HBP, denominada también adenoma de próstata, es una enfermedad que afecta fundamentalmente a hombres mayores de 50 años y constituye la segunda causa de cirugía más frecuente en el Sistema Nacional de Salud (SNS), después de la cirugía de cataratas.

Pena Outeiriño, que ha recordado que la HBP consiste en un aumento no canceroso del tamaño de la próstata que puede causar problemas en la micción, ha explicado a tal efecto que a medida que aumenta el tamaño de la próstata, dicho aumento comprime la uretra, lo que provoca la micción sea cada vez más difícil.

La vejiga desarrolla un comportamiento anormal y empieza a contraerse, incluso cuando contiene pequeñas cantidades de orina, provocando micciones más frecuentes. Como consecuencia de esta alteración, la pared de la vejiga se vuelve más gruesa e irritable y finalmente se debilita, pierde elasticidad y la capacidad de vaciarse por completo.

SÍNTOMAS

Los síntomas de la HBP, ha continuado el doctor Pena Outeiriño, se expresan por la dificultad para almacenar la orina (micción frecuente, diurna y nocturna, sensación de urgencia miccional que puede incluso provocar incontinencia de urgencia ) y por la dificultad para vaciar la vejiga (retraso en el inicio de la micción, sensación de micción incompleta, goteo postmiccional, disminución de la fuerza del chorro, micción intermitente, retención urinaria aguda, incontinencia por rebosamiento o infecciones urinarias)".

Por ello, ha apostado por la fotovaporización por láser verde como la solución definitiva, al ser un método "indoloro y ambulatorio" de extirpación de la glándula prostática, indicado para la HBP.

"La fotovaporización se realiza a través de un sistema óptico muy delgado que se introduce en la uretra y por el que circula una fibra láser Verde que aplica la energía láser directamente en la zona que se quiere extirpar. La luz que se irradia en la próstata tiene una especial afinidad por los vasos sanguíneos y vaporiza el tejido prostático causante de los síntomas, que es eliminado en su totalidad sin que se produzca pérdida de sangre", ha explicado.

Además, ha defendido que a diferencia de otros tratamientos que penetran en profundidad en los tejidos, el alto poder del láser verde vaporiza el tejido, pero penetra mínimamente en el tejido normal de la próstata, con lo que los síntomas de irritación se reducen considerablemente y la recuperación es rápida e indolora.

"La ventaja de la vaporización inmediata del método de fotovaporización con láser verde es que no produce pérdida de sangre ni deja tras de sí tejido obstructivo que pueda impedir el flujo de orina (otros tratamientos dejan tras de sí una significativa cantidad de tejido, creando un cambio mínimo en el tamaño de la próstata). El resultado es una mejoría inmediata del paciente con la desaparición de los síntomas que motivaron la intervención en más del 93 % de los casos", ha proseguido.

Este método fue desarrollado después de cinco años de investigación clínica en la Clínica Mayo de Rochester, en Minnesota (EEUU). Una serie de estudios complementarios realizados en el Oakwood Annapolis Hospital de Wayne -Michigan--, confirmaron que el método era extremadamente eficaz y cómodo para el paciente.