13 de noviembre de 2009

Andalucía.-Montero recuerda que se ya trabaja en dos casos aprobados para usar el diagnóstico genético preimplantatorio

CADIZ, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, señaló hoy que se están trabajando en los casos de Córdoba y Málaga autorizados por la Comisión Nacional de Reproducción Asistida para utilizar el diagnóstico genético preimplantatorio (DGP) con fines terapéuticos para un tercero.

En rueda de prensa en Cádiz, Montero recordó que ambos casos fueron autorizados en abril y señaló que "hay que dejar trabajar al equipo de profesionales del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla que es el que se encarga de organizar esta técnica".

Según resaltó, se trata de una técnica "complicada, porque hay que hacer el mapa genético, conocer el problema de salud que tienen los padres, localizar dónde se encuentra la alteración y a partir de ahí realizar la técnica de fecundación y seleccionar los embriones que no tienen la enfermedad y además sea compatible con el hermano que está esperando un trasplante".

Así, Montero insistió en que "el proceso es largo y se está trabajando en estos dos casos", por lo que "no se puede adelantar cuándo se tendrán resultados ya tangibles para darle una buena noticia a esas familias".

La consejería de Salud ya señaló el pasado mes de octubre que para 2010 espera el nacimiento en Andalucía de cuatro bebés libres de la enfermedad genética de la que son portadores sus padres gracias al diagnóstico genético preimplantatorio (DGP), técnica de reproducción asistida para la que el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla es centro de referencia en la comunidad.

En este sentido, indicó que estos cuatro bebés se sumarían a los 13 que ya han nacido en el sistema sanitario público andaluz desde que, en 2006, se aprobase la Ley de Reproducción Humana Asistida que dio luz verde a esta técnica.

Además, recordó que uno de los bebés nació no sólo libre de enfermedad genética hereditaria sino también histocompatible (HLA) con su hermano enfermo y agregó, al hilo de ello, que desde la comunidad ya se ha comenzado el proceso para concebir dos bebés más cuyas células de cordón umbilical puedan curar a sus hermanos a través de un trasplante de sangre.

El pasado mes de abril, la Comisión Nacional de Reproducción Asistida autorizó para estos dos nuevos casos la utilización del DGP con fines terapéuticos para un tercero. En estos casos, las patologías genéticas hereditarias son la inmunodeficiencia severa por déficit de adenosín-deaminasa --que provoca infecciones múltiples y severas (bacterianas, virales y micóticas) en los primeros meses de vida-- y la beta-Talasemia --un trastorno hereditario que afecta a la producción de hemoglobina normal y que incluye varias formas de anemia--. Se trata de una técnica de alta complejidad.