9 de enero de 2012

Andalucía dice que Castilla-La Mancha aprueba la jubilación de médicos a los 65 años para "desprenderse" de efectivos

SEVILLA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

La consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, ha enjuiciado este lunes que la medida aprobada recientemente por el Gobierno de Castilla-La Mancha, que preside la popular María Dolores de Cospedal, de la jubilación obligatoria de médicos a los 65 años, persigue "desprenderse" de efectivos.

Montero ha asegurado a través de su cuenta en 'Twitter' que el Gobierno castellano-manchego quiere con esta aprobación de la jubilación a los 65 años "acogerse a la tasa de reposición del Gobierno de Rajoy", una medida aprobada en el Consejo de Ministros del pasado 30 de diciembre, y que permite reponer las plantillas para plazas de hospitales y centros de salud del SNS en hasta un 10 por ciento.

De hecho, la medida tomada por el Ejecutivo central dentro de las acciones que va a poner en marcha en relación a los empleados públicos es una de las excepciones, junto con las plazas de funcionarios docentes, Fuerzas Armadas y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y los cuerpos destinados a las inspección tributaria y laboral, ya que el resto de plantillas de los empleados públicos se congelan, siendo su tasa de reposición cero.

El plan, que afecta a todas las categorías del personal sanitario, elimina la posibilidad de los empleados del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha de permanecer en activo hasta los 70 años, como ocurría hasta ahora siempre que estuvieran en condiciones de ejercer su profesión.

No obstante, en opinión de la consejera andaluza de Salud el Gobierno de Castilla-La Mancha "utiliza esta medida de rejuvenecimiento de las plantillas en esta coyuntura política para desprenderse de efectivos", según apunta Montero en la red 'Twitter', consultada por Europa Press.

Del mismo modo, ha aprovechado para criticar que la Comunidad Valenciana, también presidida por un gobierno 'popular', "ha anulado la prorroga automática de prolongación que tenía establecida por el mismo motivo, justo cuando Andalucía ha prorrogado".

JUBILACIÓN EN ANDALUCÍA

La Consejería de Salud de Andalucía aplicó en un primer momento, allá por 2004, la jubilación obligatoria de los médicos al cumplir los 65 años de edad, argumentando que ello era resultado de la aplicación de la normativa marco aprobada por un anterior Gobierno estatal (en 2003 por el Gobierno de Aznar).

Pese a ello, en diciembre de 2010 y tras la demanda permanente que el colectivo médico venía haciendo respecto a la posibilidad de acogerse a la prórroga voluntaria de jubilación una vez cumplidos los 65 años y hasta llegar a los 70, la Junta de Andalucía publicaba en BOJA esa posibilidad de prolongar la vida en activo.