21 de enero de 2016

Un análisis de sangre puede determinar si se necesitan antibióticos en enfermedades respiratorias

Un análisis de sangre puede determinar si se necesitan antibióticos en enfermedades respiratorias
SHAWN ROCCO/ DUKE HEALTH

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos, están afinando una prueba que puede determinar si una enfermedad respiratoria es causada por la infección de un virus o una bacteria, de manera que lo que los antibióticos puedan prescribirse con mayor precisión.

El equipo de expertos en enfermedades infecciosas y genómica en Duke ha desarrollado lo que ellos llaman firmas de genes, los patrones que reflejan cuál de los genes de un paciente se conecta o desconecta, para indicar si alguien está luchando contra una infección de un virus o una bacteria. Los resultados se pueden derivar de una pequeña muestra de sangre del paciente.

Las firmas fueron probadas en un estudio observacional, cuyos destalles se describen en un artículo publicado en la edición de este miércoles de 'Science Translational Medicine', y resultaron tener un 87 por ciento de precisión en la clasificación de más de 300 pacientes con virus de la gripe, rinovirus, varias bacterias estreptococos y otras infecciones comunes, además de mostrar cuando no había infección presente.

Con estos hallazgos, los investigadores de Duke dan un paso significativo más cerca de desarrollar un análisis de sangre rápido que podría emplearse en entornos clínicos para distinguir las infecciones bacterianas y virales y para guiar el tratamiento apropiado. "Una infección respiratoria es una de las razones más comunes por la que las personas acuden al médico", dice el autor principal, Ephraim L. Tsalik, profesor asistente de Medicina de Duke y proveedor de Medicina de Emergencia en el Centro Médico Durham VA.

"Utilizamos una gran cantidad de información para hacer un diagnóstico, pero no de una manera eficiente y con gran precisión para determinar si la infección es bacteriana o viral. Alrededor de tres cuartas partes de los pacientes terminan tomando antibióticos para tratar una infección bacteriana a pesar de que la mayoría tiene infecciones virales. Hay riesgos del exceso de uso de antibióticos, tanto para el paciente como para la salud pública", alerta.

Para este trabajo, se inscribió a participantes con problemas respiratorios durante las visitas a los departamentos de emergencia de cinco hospitales, entre ellos Duke, 'VA Medical Center' de Durham y el Hospital UNC en Chapel Hill. La técnica es más precisa que otras pruebas que buscan la presencia de microbios específicos, informan los autores.

UN AVANCE TAMBIÉN PARA AJUSTAR LOS TRATAMIENTOS VÍRICOS

Formas más precisas de distinguir las infecciones no sólo podrían reducir el uso innecesario de antibióticos, sino también llevar a tratamientos más precisos de los virus, destaca el autor Geoffrey S. Ginsburg, director del Centro de Genómica Aplicada y Medicina de Precisión de Duke. "En este momento, podemos dar a los pacientes 'Tamiflu' para ayudarles a recuperarse de una infección de la gripe, pero para infecciones más virales, el tratamiento es líquidos y reposo hasta que se resuelva", afira.

"En los próximos entre cinco a diez años, es probable que veamos nuevos medicamentos antivirales para virus comunes como el virus respiratorio sincitial (VRS) y hasta el rinovirus, (la causa predominante de la gripe común), y guiar las opciones de tratamiento será aún más importante", augura Ginsburg.

Ginsburg y sus colegas de Duke han estado estudiando las firmas de genes en las infecciones respiratorias durante casi una década, pero sólo recientemente la tecnología ha permitido a los científicos analizar la composición genética de una persona, 25.000 genes a la vez. El equipo había identificado previamente firmas de genes vinculadas con infecciones virales, pero éste es el primer estudio que distingue las enfermedades no infecciosas y virales de infecciones bacterianas a nivel molecular del paciente.

Sin embargo, con la tecnología actual, medir el perfil de la expresión génica de una persona a partir de la sangre podría tardar hasta diez horas. Los autores de esta investigación están actualmente trabajando para crear una prueba de una hora que podría emplearse en los centros médicos.

"El escenario ideal debería que esta prueba en última instancia se apruebe para su uso amplio, de forma que se pueda acudir a la consulta del médico y recibir sus resultados en el momento en que se encuentre con su proveedor sanitario", dice el coautora Christopher W. Woods, profesor de Medicina y director asociado del Centro de Genómica de Duke.

"Estamos trabajando para desarrollar una prueba que podría realizarse en la mayoría de los laboratorios clínicos con los equipos existentes. Creemos que esto podría tener un impacto real sobre el uso adecuado de los antibióticos y orientar en el uso de tratamientos antivirales en el futuro", concluye.