11 de noviembre de 2015

Adherencia al tratamiento: un 45% tiene problemas

Adherencia al tratamiento: un 45% tiene problemas
FLICKR/E-MAGINEART.COM/ CCBY2.0

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Entre el 40 y el 45 por ciento de los pacientes españoles tienen problemas de adherencia a su tratamiento, según ha explicado la doctora Pilar de Lucas, jefa de Sección de Neumología en Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid y vocal del Comité Científico del Observatorio de la Adherencia al Tratamiento (OAT).

Según explica a Europa Press, "esta falta de compromiso con el tratamiento se ha confirmado no solo en enfermedades crónicas, sino también en enfermedades que, igual si no se consideran agudas, afectan a un gran grupo de pacientes". Y, en contra de los que podría pensarse, curiosamente se da más cumplimiento de los tratamiento en personas mayores.

Los estudios demuestra que los mayores niveles de adherencia se alcanzan a partir de los 60 años. "Posiblemente, en parte, es por la coexistencia de otro factor que en cambio es negativo, que es la reacción médico- paciente. Probablemente mantienen un mayor grado de confianza, probablemente es por la relación anterior que era más paternalista por la que existe más confianza".

La experta, que ha participado en IV Jornadas de la Adherencia al Tratamiento, con motivo del Día Mundial de la Adherencia, que se celebra 15 de noviembre, recuerda que es importante que la ciudadana conozca los riesgo del abandono de la medicación, de ahí que este encuentro científico trate de buscar o asentar estrategias con el objetivo de mejorar la adherencia.

Al respecto, la experta afirma que hay que incidir en programas educativos, de modo que al paciente se le de "participación" de modo que conozca su tratamiento, los efectos beneficiosos y sus efectos adversos. Para conseguirlo, se busca además la implicación del médico, así como de los gestores he industria.

MÁS INGRESOS HOSPITALARIOS Y MORTALIDAD

"La falta de adherencia es un problema importante porque tiene consecuencias en salud, más ingresos y más mortalidad, y en consumo de recursos económicos, es decir el gasto se multiplica", advierte la doctora, quien pone de ejemplo la falta de adherencia en pacientes con trasplante renal, cuyo retrasplante supondría 41.000 euros, a lo que habría que sumar los gastos hospitalarios y asistenciales.

Sobre las enfermedades donde existe un menor cumplimiento, el ranking lo lideran las enfermedades crónicas, siendo la diabetes, la hipertensión arterial y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) las que tienen mayores cifras de incumplimiento, en gran medida porque "son las más prevalentes". No obstante, "hasta en pacientes con cáncer que muestra una importante tasa de incumplimiento en tratamientos prolongados", alerta.

De cara al futuro, la doctora aboga por la educación, centrándose en "informar al paciente de su enfermedad", entendiendo como tal toda la información que rodea al paciente, desde su esperanza de vida, los efectos adversos, el porqué de elegir un determinado tratamiento, qué beneficios tiene cada tratamiento, etc.

Asimismo, en la medida de lo posible, "habría que utilizar tratamientos que sean sencillos para el paciente"; asimismo, se debería identificar e intervenir ante el incumplimiento. "Para ello tiene que haber un mayor seguimiento del paciente, un protocolo de revisiones, lo que no es perseguirlo sino que se sienta muy apoyado", advierte.

Es decir, considera necesario el desarrollo de una estrategia mucho más intervencionista que la actual, encaminando los esfuerzos a "diseñar programas de intervención encaminados a un mayor control y un mayor seguimiento de los pacientes".