3 de febrero de 2017

Activar al paciente en su autocuidado, clave para prevenir el cáncer

Activar al paciente en su autocuidado, clave para prevenir el cáncer
HOSPITAL DE TORREVIEJA

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) propone "activar" al paciente en el autocuidado de su salud "desde dentro y desde fuera de la consulta" para mantener unos hábitos de vida saludables y reducir su riesgo de cáncer, ya que hasta el 40 por ciento de los casos podrían evitarse.

Con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer, que se celebra este sábado 4 de febrero, esta sociedad científica ha destacado que la evidencia científica respalda la importancia de los hábitos de vida saludables para evitar esta enfermedad y, en caso de sufrirla, reducir el riesgo de mortalidad. De hecho, puede evitar una de cada dos muertes.

Esto da cada vez más importancia al rol que el médico de familia tiene a través de la Atención Primaria como "pieza clave para reducir los casos de cáncer", según ha destacado Francisco Camarelles, del Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud de PAPPS de la semFYC.

Entre sus recomendaciones, abogan por llevar una alimentación sana y equilibrada; mantener un peso saludable mediante la combinación entre alimentación y actividad física; no fumar ningún tipo de tabaco, ni exponerse su humo; evitar el consumo de bebidas alcoholicas; tomar el sol con precaución; y realizar la actividad física adecuada.

"La capacidad de intervenir para prevenir el cáncer que tiene el médico de familia como especialista en atención en continuidad es enorme", según Camarelles, que destaca tanto su cobertura poblacional como su proximidad al ciudadano y la capacidad de "estar al lado del paciente antes de enfermar".

Para este autocuidado, también es clave conocer las señales de alerta del cáncer ante los que la ciudadanía debe consultar con su médico de familia.

Entre ellas destacan la aparición de alteraciones intestinales (diarrea, sangrado, aumento frecuencia, mucosidad), cambios en hábitos urinarios (dificultad, dolor, menos fuerza y más frecuencia), heridas que no se curan (en la piel, en las mucosas, en la boca o en genitales) y pérdida de sangre (de carácter oral, anal o genital, y si se da con la tos).

Asimismo, recomiendan acudir al médico en caso de tos o ronquera durante más de dos semanas, pérdida de peso no justificada y acompañada de dolor, tos o sangrado, cambios en manchas o lunares (si se hace irregular, crece, cambia de color, duele o pica) o la aparición de nódulos en pechos, zonas ganglionares (axilas/ingles) o cutáneo.

"Es importante que profesionales sanitarios y pacientes empecemos a hablar sobre cómo prevenir el cáncer", ha destacado esta sociedad científica en un comunicado.

Para leer más