18 de marzo de 2015

Acción contra el Hambre recuerda que hay que vencer el miedo para abatir la epidemia

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Acción contra el Hambre recuerda, con motivo del primer aniversario de la declaración del brote de epidemia del ébola, que aún queda mucho trabajo por hacer para abatir la epidemia y, para ello, "hay que vencer el miedo".

La ONG alerta de que, de no conseguirlo, las consecuencias ponen en riesgo la seguridad alimentaria --ya en riesgo antes de la epidemia -- pueden poner al límite a miles de personas en la región.

Este es uno de los datos que se desprende de un estudio elaborado por Acción contra el Hambre y la Universidad Federico III de Nápoles, en los escenarios de ébola más "optimistas" se trataría de 50.000 personas más en 2015, que podrían llegar a ser 700.000 en el peor de los casos en Guinea, Liberia y Sierra Leona.

"Un año después del primer brote hemos avanzado en el control médico pero la resistencia y las barreras culturales y antropológicas están haciendo que los progresos sean mucho más lentos de lo que podrían ser", así resume Susana Dos Santos, directora país de Acción contra el Hambre en Guinea-Conakry entre agosto de 2013 y febrero de 2015, la situación un año después de la mayor epidemia de ébola, que solo en este país, en el que se originó el último brote, se ha cobrado ya más de 2.170 muertes.

La organización recuerda que existen barreras culturales y religiosas. "Estamos pidiendo a la población guineana cosas que atentan contra sus preceptos religiosos y normas culturales básicas, como es el contacto para cuidar a sus enfermos o para enterrar a sus seres queridos, y esto es algo inasumible en un país como Guinea. Necesitamos tiempo y mucha información para abatir todo esto", explica Dos Santos.

Por otra parte, la crisis económica causada por la reducción de los ingresos a nivel nacional e individual se verá acentuada por los efectos de las cuarentenas y las restricciones a la movilidad derivadas de la enfermedad. Solo en Guinea, un informe de Acción contra el Hambre revela que la economía se ha ralentizado un 75% en el medio urbano y un 68% en el medio rural.

A esto hay que añadir que el sistema de salud del país está colapsados por la enfermedad, "con un personal sanitario exhausto tras un año de epidemia y centros de salud convertidos en lugares que muchas personas evitan por miedo al contagio, con lo que esto aumenta la prevalencia de muchas otras enfermedades relacionadas con la desnutrición", explica José Manuel Madrazo, uno de los técnico de nutrición de la organización, que ha trabajado en Guinea el último año.

Respecto al futuro de la enfermedad, el Director General de Acción contra el Hambre, Olivier Longué, cree que "quizás podemos decir que esta vez el ébola ha venido para quedarse, y será un nuevo enemigo que tendremos que combatir quienes luchamos a diario contra el hambre en África",.