25 de enero de 2012

Los médicos, satisfechos por la reforma de la Ley, piden que se vuelva a recetar la píldora del día después

Los médicos, satisfechos por la reforma de la Ley, piden que se vuelva a recetar la píldora del día después
EUROPA PRESS

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, ha expresado su satisfacción ante el anuncio realizado este miércoles por el ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón, de reformar la Ley del Aborto, de modo que se exigirá el consentimiento paterno para las menores que decidan abortar. Asimismo, ha pedido al nuevo Gobierno que aborde también la modificación del uso de la pastilla del día después o postcoital.

"Tanto la exigencia del consentimiento paterno para abortar como la modificación del uso de la pastilla del día después, son los dos grandes vacíos que desde la OMC creemos que no quedaron bien resueltos y celebramos el anuncio de la resolución, al menos, de uno de ellos", ha afirmado.

Así, Rodríguez Sendín, en nombre de la organización que representa afirma su satisfacción por este anuncio. "Celebramos este anuncio que responde a nuestra petición en pleno debate de la ley, aprobada en marzo de 2010, porque se ha reconsiderado algo que para nosotros era un agujero importante, ya que la menor necesita apoyo claro y definitivo de alguien para tomar una decisión tan importante", afirma.

La organización médica siempre ha defendido esta postura, "porque el apoyo es más importante y menos peligroso que lo contrario". Por lo tanto, cree que "es mejor que esto se corrija y que la menor, que para eso es menor, ante un hecho tan traumático, sea acompañada o tenga el permiso, al menos, de uno de sus padres".

Por otra parte, para el presidente de la OMC, sería oportuno que el nuevo Gobierno aborde también la modificación del uso de la pastilla del día después, un asunto que preocupa a la organización, ya que considera que no puede seguir adquiriéndose en las farmacias sin prescripción facultativa.

"La venta no puede ser libre y debe establecerse la prescripción por los profesionales o, al menos, darla gratuitamente en los centros públicos con todas garantías para saber quién la toma y cuantas se toman y aprovechar, además, para hacer educación preventiva sobre el uso de otro tipo de cuidados", señala Rodríguez Sendín.

Durante la tramitación de la Ley de Salud Sexual y reproductiva y de la interrupción Voluntaria del Embarazo, la OMC denunció públicamente y en el Parlamento que era un error conceder autonomía absoluta para abortar a las menores y expresó, entre otras cuestiones, la conveniencia e importancia de informar a los padres o tutores, para no privar a las menores que decidieran voluntariamente interrumpir su embarazo, de su consejo, apoyo y ayuda.