12 de mayo de 2015

El 60% de los recursos destinados a rehabilitación en el SNS se "derrochan" en tratamientos "inútiles"

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

El 60 por ciento de los recursos públicos destinados a rehabilitación en el Sistema Nacional de Salud (SNS) se "derrochan" en tratamientos "carentes" de fundamento científico o "comprobadamente inútiles", según han asegurado expertos de la Fundación Kovacs.

Por este motivo, se ha creado un programa educativo que consiste en la entrega de un folleto concreto y una sesión de 20 minutos, impartida por un técnico sanitario a grupos de 20 pacientes con dolor lumbar y centrada en el "manejo activo".

De hecho, un reciente estudio científico, realizado por investigadores españoles y refrendado por la revista 'Physical Therapy', ha mostrado que los resultados del programa educativo sí mejoran si se le añaden sesiones colectivas de una técnica fisioterápica concreta (llamada 'GDS'), que pretende equilibrar las tensiones de los distintos grupos musculares mediante ejercicios concretos.

Esta técnica ya había demostrado ser más eficaz que el tratamiento fisioterápico habitual en el SNS y que consiste en ejercicio estandarizado y técnicas que no han demostrado científicamente ser eficaces y pueden considerarse como placebo (esencialmente, onda corta, electroestimulación transcutánea y ocasionalmente ultrasonidos).

Y es que, el dolor lumbar es el motivo más frecuente por el que los pacientes son derivados a rehabilitación en el Sistema Nacional de Salud. De hecho, afecta a más del 80 por ciento de la población alguna vez en su vida, y supone la causa más frecuente de limitación de las actividades cotidianas en el mundo.

"Lo importante no es que un tratamiento sea aplicado por médicos o fisioterapeutas, sino distinguir los tratamientos de eficacia comprobada de los tratamientos especulativos; todo lo que demuestre ser efectivo debería usarse, máxime si reduce costes. Este estudio demuestra una vez más que es posible evaluar la eficacia y efectividad de los tratamientos no farmacológicos, en este caso fisioterápicos, con el mismo o mayor rigor que el exigido a los fármacos", ha informado el coautor del estudio y director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE), Francisco Kovacs.

MÉTODO DE CADENAS MUSCULARES 'GDS'

El 'GDS' parte del concepto de que la estabilidad de la columna vertebral depende de la coordinación de seis grupos de músculos (póstero-medial, antero-medial, póstero-anterior, antero-posterior, antero-lateral, póstero-lateral y anterior). Además, asume que los desequilibrios de la tensión de esos grupos musculares facilitan la aparición y persistencia del dolor lumbar.

Con este concepto, el 'GDS' intenta reequilibrar la tensión de esos grupos musculares y, a su vez, analiza las posturas y movimientos de cada paciente para determinar qué grupos están sobrecargados y cuáles están debilitados, y después le enseña movimientos y ejercicios destinados a mejorar los mecanismos de control automático que el Sistema Nervioso Central ejerce sobre esos músculos.

Se usan ejercicios genéricos (que se asumen beneficiosos para cualquier paciente) e individualizados (destinados a estirar los grupos musculares excesivamente tensos y reforzar los debilitados en cada caso concreto). Estas enseñanzas y técnicas se aplican en quince sesiones: once colectivas (un fisioterapeuta instruye a varios pacientes a la vez) y cuatro individuales (un fisioterapeuta por paciente).

Actualmente, el tratamiento fisioterápico estandarizado en el Sistema Nacional de Salud consiste en ejercicio (igual para todos los pacientes) y técnicas de fisioterapia que no han demostrado científicamente ser eficaces y pueden considerarse como placebo. Este tratamiento consume "más tiempo" de los fisioterapeutas y los pacientes, y por lo tanto "más recursos", que las sesiones colectivas de 'GDS', y ha demostrado ser significativamente menos eficaz.