28 de julio de 2020

60 españoles mueren al año por quemaduras graves, sobre todo hombres entre 30 y 50 años

60 españoles mueren al año por quemaduras graves, sobre todo hombres entre 30 y 50 años
Camión de bomberos en una imagen de archivo - ARCHIVO

MADRID, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

Unos 60 españoles fallecen de media cada año por quemaduras graves, principalmente hombres de entre 30 y 50 años, según el informe 'Lesionados por quemaduras en España', que han presentado este martes Fundación MAPFRE y la Asociación Española de Quemaduras y Traumatismo Eléctrico (AEQUE).

El número total de fallecidos entre 2011 y 2017 ascendió a 414 personas, unas 59 personas de media al año, lo que corresponde al 4,4 por ciento del total de ingresos hospitalarios por quemadura. La franja de edad con más casuística es la de 30-50 años con 3.417 casos, es decir, casi un 40 por ciento (en concreto, un 37,5%) de todos los ingresos por quemaduras a nivel español.

La investigación, resultado de un minucioso estudio a un total de 46.325 personas que sufrieron una quemadura, analiza el tipo de asistencia hospitalaria de estas personas, según su edad y sexo, así como el número de defunciones producidas, causa de la quemadura y superficie corporal quemada y cifra de intervenciones quirúrgicas que se han realizado en los últimos años y que han sido necesarias para salvar la vida a muchos afectados.

El informe recoge datos facilitados por el Ministerio de Sanidad, correspondientes al periodo 2011-2017, que no habían salido a la luz hasta ahora y que han sido recopilados por primera vez por siete Unidades de Referencia Nacional de Quemados Críticos de importantes centros, como el Hospital Universitario Vall d'Hebron (Barcelona), el Hospital Universitario Juan Canalejo (A Coruña), el Hospital Universitario La Paz, Hospital Universitario de Getafe (Madrid), Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla), Hospital Universitario La Fe (Valencia) y Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza).

Según sus conclusiones, cada año más de 6.500 personas, unas 18 al día, acuden a urgencias como resultado de una quemadura. De todas ellas, 1.300 (cerca del 20%) requieren ingreso hospitalario. La mayoría son hombres de todas las edades (63%) excepto en mayores de 65 años, franja en la que se invierte la situación y son las mujeres las más afectadas. La causa principal de ingreso por quemadura es la llama, que se origina principalmente en el hogar y en el centro de trabajo.

El número total de urgencias hospitalarias por lesiones por quemadura durante el periodo estudiado fue de 46.325, que derivaron en 9.115 ingresos, protagonizados principalmente por hombres de entre 30 y 50 años, con 2.361 ingresos (25,9% del total de ingresos), frente al 11,6 por ciento que sufrieron las mujeres. Por el contrario, es entre los menores de 14 años donde se producen menor número de ingresos hospitalarios (1.050), lo que a juicio de los expertos se debe a las campañas de concienciación y educación en materia de prevención, tanto en el ámbito familiar como en el escolar.

En cuanto al número de ingresos total fue de 9.115, obteniendo una media de 1.302,1 ingresos al año. De ellos, 5.732 corresponden al sexo masculino y 3.383 al sexo femenino, es decir, un 62,9 por ciento frente a un 37,1 por ciento, hecho que refleja claramente el predominio de las quemaduras en los hombres a nivel nacional, exceptuando la franja de edad de más de 65 años en el que los valores se invierten a favor de las mujeres con un 58,22 por ciento frente a un 41,8 por ciento de los hombres.

CAUSA DE QUEMADURAS: LÍQUIDOS CALIENTES Y LLAMA EN LA SARTÉN

En adultos, la causa más frecuente de quemadura es la llama (53,1%), que provoca una lesión en el 16 por ciento del cuerpo. También se producen por descargas eléctricas, uso inadecuado de productos químicos y superficies calientes. En menores, el motivo principal es la escaldadura, producida en su mayoría por líquidos calientes, que afectan a casi 7 de cada 10 niños (68%), con una edad media de 2,8 años.

Las personas que son ingresadas por quemadura grave sufren una media de una intervención quirúrgica y una estancia hospitalaria de unos 13 días, cifras que, según el informe, van a continuar disminuyendo debido a uso de la bromelaína, un nuevo tratamiento que está siendo muy efectivo para curar este tipo de heridas y que está permitiendo que los pacientes que antes solían requerir al menos siete días de hospitalización, hoy pueden estar en sus casas a los dos o tres días.

El número total de intervenciones quirúrgicas por quemaduras realizadas en el periodo de 2011 a 2017 fue de 9.809, con una media de 1.401,3 por año, siendo de 1.309 en 2011, de 1.802 en 2012, de 1.371 en 2013, de 1.445 en 2014, de 1.470 en 2015, de 1.141 en 2016 y de 1.271 en 2017.

EL IMPACTO DEL COVID-19 EN LAS QUEMADURAS

En rueda de prensa 'on line', el presidente de AEQUE y especialista en cirugía plástica y reparadora del Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza), Enrique Monclus, ha hecho referencia, además, a la evolución de los ingresos hospitalarios y urgencias atendidas por quemadura durante los meses de confinamiento, que, según el especialista, "se han reducido entre un 80 y un 90 por ciento".

"Han bajado de forma abismal", ha apostillado. El experto también ha destacado que, durante los meses de marzo y abril, un total de cuatro personas con COVID-19 necesitaron ser ingresadas por quemadura grave, de las que falleció una.

CONSEJOS

Sobre los consejos para prevenir quemaduras, el director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, Jesús Monclús, ha instado, en primer lugar, a evitar que los niños "se acerquen a sartenes o cazuelas mientras estamos cocinado y no permitirles jugar con mecheros y líquidos inflamables".

El experto se ha referido, además, a la importancia de extremar la precaución con ciertos productos químicos, como la sosa cáustica, "cuyos gases son muy corrosivos y producen quemaduras", no mezclar productos de limpieza ya que pueden dar lugar a "gases muy tóxicos", y bañar a un bebé a una temperatura entre los 35 y los 37 grados.

Enrique Monclús ha hecho hincapié en que lo primero que debe hacer una persona que se sufre una quemadura leve (de primer grado y algunas de segundo grado), es apartarse de la fuente de calor que lo ha producido, retirar la ropa y todo aquello que esté en contacto con la zona afectada, aplicar agua fría en abundancia, excepto hielo, y visitar el centro de salud, especialmente si salen ampollas.

El experto ha subrayado, además, que nunca se debe aplicar aloe vera, pasta de dientes o clara de huevo para calmarla, y que días después se debe aplicar crema hidratante varias veces al día y evitar la exposición al sol. Si la quemadura es más grave y dolorosa, como las de tercer grado, que son las que afectan a las capas externa, media e interna de la piel, entonces es obligatorio asistir a urgencias.

Contador

Lo más leído