26 de mayo de 2014

Unos 25.000 castellanoleoneses pueden ser celíacos, y la mayoría "no lo sabe", según Acecale

VALLADOLID, 26 May. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Celíacos de Castilla y León (Acecale) ha publicado un estudio, con motivo de la celebración de su Día Nacional, el martes 27 de mayo, en el que se recoge que unos 25.000 castellanoleoneses podrían padecer esta intolerancia, y la mayoría de ellos no tener conocimiento de ello.

Así, Acecale, bajo el lema "Aún queda mucho por hacer... Sólo con el apoyo de todos es posible", celebrará esta efeméride con el convencimiento de la "necesidad" de la unión social para "eliminar las limitaciones" de este colectivo, según informaron a Europa Press fuentes de la Asociación.

Bajo reivindicaciones como la mejora en el diagnóstico, mayor participación de la Administración en normativas alimentarias, o más concienciación de las empresas para trabajar en pro del colectivo celíaco, FACE, las asociaciones que conforman Acecale y los afectados buscan lograr "esta unidad" que les lleve a conseguir sus objetivos.

La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten presente en distintos cereales como el trigo, cebada, centeno, espelta, kamut, triticale y probablemente avena y sus productos derivados, cuya ingesta afecta a la mucosa del intestino delgado, produciendo la atrofia de sus vellosidades, "pudiendo llegar a producir problemas de absorción de los nutrientes".

Según las mismas fuentes, es la enfermedad crónica intestinal "más frecuente" en España y el "único" tratamiento es llevar una alimentación exenta de gluten durante toda la vida, de esta manera se consigue la normalización clínica y funcional de la enfermedad.

La causa de la enfermedad "no se conoce bien", pero se sabe, según las mismas fuentes, que afecta a personas genéticamente predispuestas y que la intolerancia es "de por vida" por lo que, si se diagnostica un caso en una familia, es posible que haya otros posibles afectados en la misma.

El único tratamiento eficaz es la dieta estricta sin gluten de por vida. De esta forma los síntomas mejoran a partir de las dos semanas; la normalización de los anticuerpos se da entre los seis y doce meses, y la recuperación de la mucosa intestinal sobre los dos años después de iniciar la dieta estricta. En adultos, la respuesta es más lenta, ha concluido el comunicado.