5 de marzo de 2015

20150305125712

Beckman Coulter asume la gestión del laboratorio de referencia de Granada

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

Poner en marcha laboratorios de referencia en una zona geográfica determinada para pruebas y análisis clínicos permite reducir los tiempos e incrementar la calidad y la eficiencia de servicios prestados, según han defendido los responsables de Beckman Coulter, empresa a la que se ha adjudicado la gestión del Laboratorio de referencia de Granada.

Este centro, ubicado en el Parque Tecnológico de la Salud de la ciudad andaluza, permitirá homogeneizar los procesos de laboratorio de toda la provincia, y en su primer mes de funcionamiento ya ha demostrado que aumenta la eficiencia y permite realizar pruebas que antes tenían que externalizarse a otras provincias.

Para ello, cuenta con plataformas analíticas "muy modernas, de primer orden a nivel internacional" y concentra todas las analíticas de carácter ambulatorio y no urgente, lo que supone el análisis de muestras de entre 2.500 y 3.000 pacientes diarios (unas 60.000 determinaciones), según ha dado a conocer el doctor Tomás de Haro, director de la Unidad de Gestión Clínica Intercentros de Laboratorio.

Asimismo, por su forma de organización permite, además de disponer de con este laboratorio central, contar con 'laboratorios de respuesta' en todos los hospitales, que ofrecen una cartera de servicios para atender a los pacientes urgentes externos e internos, además de a los hospitalizados y a las consultas de acto único.

Lo que "permite contar con unos laboratorios de superespecialización que nos posibilitan realizar técnicas que anteriormente teníamos que derivar a centros externos e internalizar pruebas que se externalizaban a otras provincias, todo ello coordinado con un solo sistema de información", argumenta.

El director general de Bekman Coulter, José Antonio Crespo, asegura que este proyecto responde a su objetivo empresarial de "ser un centro de referencia a nivel nacional" y aportar los últimos avances en tecnología, servicio e innovación a los usuarios.

Además, como apunta el doctor de Haro, el sistema implantado posibilita aumentar la eficiencia: se disminuye el tiempo de respuesta. Para pruebas de tipo rutinario se necesitan entre 6 y 7 horas, y las más complejas, entre 24 y 48 horas.