26 de marzo de 2019

Un 20% de los pacientes remitidos a las unidades especializadas de epilepsia no padece la enfermedad

Un 20% de los pacientes remitidos a las unidades especializadas de epilepsia no padece la enfermedad
PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un 20 por ciento de los pacientes diagnosticados que son remitidos para una evaluación prequirúrgica por el fracaso de los tratamientos farmacológicos, no presenta epilepsia, sino otros trastornos como problemas cardiológicos, psicogénicos o del sueño, según ha avisado el especialista en Neurología del Hospital Vithas Nuestra Señora de América de Madrid, Joaquín Ojeda.

La epilepsia es un trastorno neurológico complejo causado por un funcionamiento anormal esporádico de un grupo de neuronas y que puede resultar difícil de diagnosticar. "El único síntoma que alerta de esta patología son las crisis epilépticas, pero en ocasiones son la expresión de la enfermedad en sí misma, pero a veces son solo la manifestación de una enfermedad más amplia que afecta a múltiples órganos", ha alertado el experto.

Por ello, el doctor ha reconocido que realizar un diagnóstico precoz y certero de la epilepsia resulta "complicado" puesto que las crisis pueden ser confundidas con otras dolencias. Una situación que puede ocasionar ansiedad al paciente, dado que un "mal diagnóstico" implica un mal control de la enfermedad.

Dicho esto, el especialista ha explicado que para establecer el tratamiento idóneo para cada paciente es fundamental, además de un diagnóstico certero de la enfermedad, conocer el tipo de epilepsia. "Hasta un 40 por ciento de los pacientes con epilepsia tiene un diagnóstico genérico, es decir, no se ha podido identificar la causa última de su trastorno. Si bien es cierto que existen fármacos de amplio espectro, eficaces para cualquier tipo de crisis, algunos fármacos son más adecuados que otros 2 dependiendo de las crisis epilépticas que se presenten, de ahí la importancia de conocer la genealogía de la patología", ha dicho.

Además de un tratamiento más efectivo, determinar la causa de la epilepsia contribuye a anticipar, en mayor medida, las probabilidades de éxito de los tratamientos específicos indicados en cada caso. "Vamos a aportar al paciente una mayor seguridad al seguir los pasos acertados en el tratamiento y saber, de antemano, si va a ser un candidato a una cirugía en el futuro en caso de no responder a la medicación", ha argumentado el doctor.

Finalmente, ha subrayado la necesidad de generar confianza en el paciente para que se involucre en el tratamiento y manejo de la enfermedad es fundamental, así como ofrecerle todo tipo de información para normalizar esta patología y evitar los estigmas asociados a la misma.