10 de marzo de 2011

Utilizan nanodiamantes para combatir el cáncer

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) han introducido nanodiamantes en un fármaco común para el cáncer de mama para aumentar su eficacia a la vez que reducir los efectos secundarios perjudiciales del tratamiento. Los descubrimientos, realizados en ratones, podrían facilitar la administración de grandes cantidades de fármacos a los pacientes sin riesgo de aumentar su toxicidad. El trabajo se publica en la revista 'Science Translational Medicine'.

Los nanodiamantes, diminutas partículas de carbono, son una prometedora herramienta de administración de fármacos debido a que pueden inyectarse en células humanas sin producir daños y se unen muy bien a los medicamentos.

Estos minúsculos diamantes podrían también ayudar a resolver la resistencia a los fármacos que suele producirse en los pacientes de cáncer. La quimiorresistencia se produce cuando los fármacos que deben proporcionarse en altas dosis para conseguir que funcionen terminan por ser rechazados por las células cancerígenas antes de que puedan realizar su cometido.

Estudios previos han mostrado que los nanodiamantes en agrupaciones pueden circular por el organismo y penetrar a través de las membranas celulares, lo que les permite liberar su carga de fármacos anticancerígenos de forma más eficaz.

Los científicos, dirigidos por Dean Ho, han superado la quimiorresistencia en ratones con cánceres de cáncer de mama e hígado al unir nanodiamantes a las moléculas que constituyen el fármaco para el cáncer de mama doxorubicina.

En su estudio, los investigadores inyectaron dosis habitualmente letales de doxorubicina con nanodiamantes en ratones y descubrieron que los fármacos funcionaban mejor y eran menos tóxicos que los que se administraban en solitario sin los nanodiamantes. Además, los fármacos con nanodiamantes permanecieron en la sangre de los ratones diez veces más tiempo que sin ellos.

Los resultados indican que los nanodiamantes permitieron que la doxorubicina se mantuviera dentro de los tumores más tiempo que el medicamento normal y también limitó la exposición innecesaria a los fármacos de los tejidos sanos. Los investigadores planean probar próximamente los nanodiamantes en estudios con animales de mayor tamaño.