28 de marzo de 2012

Los turistas de edad avanzada tienen más probabilidades de morir a causa de la malaria que los jóvenes

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los turistas que visitan un país infectado por la malaria, y tienen más de 65 años de edad, tienen casi 10 veces más probabilidades de morir, si contraen la enfermedad, que aquellos que tienen entre 18 y 35 años, según un estudio publicado en el 'BMJ'.

Los autores de la investigación, de La Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical, y la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, realizaron un estudio observacional basado en 20 años de datos, en el que participaron más de 25.000 pacientes.

Comparando los casos fatales y no fatales de la malaria, los investigadores descubrieron que los turistas tienen 9 veces más probabilidades de morir de la enfermedad, que aquellos que son de origen africano, y viajan para encontrarse con su familia o amigos. La mayoría de los casos de malaria afectan a personas de origen africano, pero su riesgo de morir a causa de la enfermedad es relativamente bajo; esto puede ser debido a la exposición temprana a la malaria, o a una mayor conciencia de los síntomas, y una tendencia a buscar ayuda médica de forma temprana.

El riesgo de morir de malaria aumenta progresivamente con la edad: un 4,6% de los casos son fatales en las personas mayores de 65 años. Por otro lado, no se registraron muertes en niños menores de 5 años. En general, la letalidad fue del 3,0% en turistas, en comparación con el 0,32% en los viajeros africanos que viajan para visitar a amigos o familiares. La tasa de letalidad fue particularmente elevada en las personas que visitaron Gambia (3,9%), en comparación con cualquier otro país del África occidental (0,4%).

Cada año, se registran 250 millones de casos de malaria en el mundo, con más de 800.000 muertes asociadas. Los viajes a países infectados están aumentando, y el Reino Unido tiene una de las tasas más altas de casos de malaria importada, en el mundo, la mitad de los cuales provienen de los migrantes que viajan desde países infectados. Para los turistas, las bajas tasas de profilaxis, y la poca conciencia de los peligros de la malaria, pueden ser factores de muerte por malaria. Por otro lado, hay una mayor tasa de mortalidad durante el mes de diciembre, lo que puede ser debido a que los viajeros confunden los síntomas con virus comunes del invierno, o consiguen un diagnóstico menos rápido durante el período de vacaciones -la demora en la búsqueda de atención puede ser un factor importante, si se trata a tiempo, el pronóstico suele ser positivo.

Los autores concluyen que las personas de ascendencia africana, cuando viajan, son mucho más propensas a contraer paludismo; pero los turistas que viajan desde Europa, sobre todo en invierno, son mucho más propensos a morir de la enfermedad, una vez adquirida. Además, los científicos hacen hincapié en la importancia de la intervención de los médicos, que deben advertir a los turistas antes del viaje, para que a su regreso estén alerta, si tienen fiebre. La malaria es común, mortal y necesita un diagnóstico precoz.