19 de mayo de 2015

Tribunal de Cuentas alerta del "riesgo del deterioro" de resultados de CNIO

Tribunal de Cuentas alerta del "riesgo del deterioro" de resultados de CNIO
UIMP

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal de Cuentas ha alertado de que "continúa el riesgo de deterioro" de los resultados del Centro de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en función de la evolución de las subvenciones competitivas y de mecenazgo en los próximos ejercicios, y de la capacidad de tesorería no comprometida en la financiación de los proyectos de investigación, para atender los pagos anuales de la deuda por los préstamos reembolsables de la entidad.

Así se desprende del informe que la institución fiscalizadora ha realizado sobre la fundación de investigaciones oncológicas en los años 2012 y 2013, los dos primeros ejercicios con Gobierno de Mariano Rajoy y con María Blasco al frente de la dirección del centro.

Según explica, el Plan de Viabilidad aprobado a finales de 2012 permitió corregir en 2013 el saldo negativo del año anterior, así como la tendencia a la baja de sus saldos de tesorería que venía sucediéndose desde 2009. Eso sí, en 2013 el centro recibió una subvención extraordinaria del Estado de 4 millones de euros.

RECORTES PACTADOS CON LOS SINDICATOS

Además, el órgano fiscalizador subraya que las medidas adoptadas en relación con la disminución de gastos en aprovisionamientos y, especialmente, el logro de los objetivos de reducción de personal en los primeros meses de 2014, acordada con los sindicatos en diciembre de 2013, "han dado lugar a unas previsiones de mantenimiento de los resultados positivos".

No obstante, y pese a estas mejoras, el Tribunal de Cuentas cree que sigue existiendo riesgo de que los resultados económicos vuelvan a sufrir un deterioro, ya que dependen de las subvenciones y del mecenazgo de los próximos años, así como de la capacidad de tesorería no comprometida.

Así, y aunque todas sus cuentas están en regla, el Tribunal de Cuentas ha observado que la fundación del CNIO no dotó en los ejercicios fiscalizados ninguna provisión por las posibles indemnizaciones por financiación de contratos temporales, o por la superación de los plazos legales para este tipo de contratación que afecta al 64% de la plantilla. Y ello pese a que "a principios de 2014, la propia entidad cuantificó que dichas indemnizaciones podrían alcanzar en los próximos ejercicios un importe de 1,4 millones de euros".

Por otro lado, señala que hay laboratorios (siete en 2012 y otros siete en 2013) y contratistas de productos no laboratorio (7 en 2012 y 9 en 2013) que por acumulación de contratos menores superan cada uno de ellos el 1% del total de la contratación de la fundación en dichos años.

CUENTAS SANEADAS

Según recoge la cuenta de resultados del ejercicio 2013, la fundación cuenta con unos ingresos totales de 53 millones de euros, de los que 47 corresponden al importe de las subvenciones, donaciones y legados imputados al resultado del ejercicio; y 5 millones a las ventas y otros ingresos de la actividad mercantil por los servicios de investigación de la Fundación.

Entre los gastos, destacan los de personal, que ascendieron a 19 millones de euros y los de la actividad ordinaria, por importe de 11,5 millones, que corresponden prácticamente en su totalidad a servicios exteriores. El excedente del ejercicio 2013 tuvo un resultado positivo, después de ingresos y gastos financieros, de un millón de euros, frente a un resultado negativo de 5 millones de euros en 2012.

Las cuentas anuales del CNIO correspondientes a los ejercicios 2012 y 2013 reflejan, en sus aspectos significativos, "la imagen fiel de su situación financiera y patrimonial" y de los resultados de ambos ejercicios, de acuerdo con los principios y criterios contables que le eran de aplicación, excepto por que la Fundación no dotó en los ejercicios fiscalizados provisión alguna por las posibles indemnizaciones por finalización de contratos temporales, o por la superación de los plazos legales para este tipo de contratación, que afecta al 64% de la plantilla de la Fundación.

A principios de 2014, la propia Entidad reconoció que dichas indemnizaciones podrían alcanzar en los próximos ejercicios un importe de 1,4 millones de euros.

Entre las restantes conclusiones, la fiscalización señala la excesiva utilización que la Fundación realiza de los contratos menores. En total, se efectuaron 60.949 contratos menores entre los dos años fiscalizados, por un importe de 24 millones de euros, lo que representa el 67,78% del total contratado.

El Informe señala también que no existe, desde 2009, de un acuerdo laboral que regule las tablas salariales, conceptos retributivos y beneficios sociales de los distintos tipos de personal y categorías.

Se destaca, asimismo, la existencia de un importe pendiente de regularizar correspondiente a retribuciones cobradas en exceso por dos directivos, debido al retraso en la adaptación de tales retribuciones a la normativa aprobada en 2012.

RECOMENDACIONES

Entre sus recomendaciones, aconseja al centro de investigación que elabore y presente anualmente, junto con las cuentas anuales, el plan de actuación previsto en el decreto por el que se aprueban las normas de adaptación del Plan General de Contabilidad a las entidades sin fines lucrativos y el modelo de plan de actuación de las entidades sin fines lucrativos.

Además, ve conveniente que el CNIO elabore un procedimiento objetivo para la valoración de las diferentes ofertas presentadas en las solicitudes de ofertas, acumule en lo posible las órdenes de compra de productos similares para efectuar su adquisición siguiendo los procedimientos y evitando los contratos menores.

Por otro lado, recomienda al organismo que tome las medidas oportunas para poder disponer en el plazo más breve posible de un acuerdo laboral que regule las condiciones retributivas y complementos salariales de su personal.

A su vez, sugiere la revisión de las funciones de director y gerente del CNIO, así como la aprobación de instrucciones escritas sobre funciones relativas a la gestión, supervisión y utilización de fondos.

El CNIO es una fundación del sector público estatal de las contempladas en la Ley General Presupuestaria y en la Ley de Fundaciones, que se encuentra adscrita al Ministerio de Economía y Competitividad a través del Organismo Autónomo Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). Su objeto es el fomento de la investigación oncológica y, en cuanto a sus recursos económicos, éstos provienen, principalmente, de las subvenciones de explotación y de capital de entidades públicas y privadas, de las que aproximadamente el 50% corresponden a las del Ministerio de Economía y Competitividad, a través del Instituto de Salud Carlos III.