14 de julio de 2006

El tratamiento de fertilidad no es eficaz en parejas con más de un 30% de posibilidades de concebir

MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una técnica utilizada habitualmente como tratamiento de primera línea para parejas con dificultades para concebir no es eficaz para aquellas con un 30 por ciento de posibilidades de embarazo natural, según un estudio del Centro Médico Académico y de la Universidad de Vrije en Ámsterdam (Holanda) que se publica en la edición digital de la revista 'The Lancet'.

Las parejas que no pueden concebir por razones desconocidas tras un año de no utilizar anticonceptivos podrían recibir inseminación intrauterina con hiperestimulación de los ovarios controlada para aumentar sus posibilidades de embarazo, un método en el que la mujer recibe una hormona que estimula sus ovarios.

Los científicos evaluaron si la inseminación intrauterina y la hiperestimulación de los ovarios era más eficaz que recibir asesoramiento para conseguir la concepción de forma natural. Los investigadores asignaron de forma aleatoria a 253 parejas con una baja fertilidad sin motivo conocido y un 30-40 por ciento de posibilidades de embarazo natural a pasar por la inseminación intrauterina con hiperestimulación de los ovarios o a esperar el embarazo de forma natural durante seis meses.

En el grupo de tratamiento, los investigadores descubrieron que 42 mujeres concibieron y 29 embarazos siguieron en marcha. En el grupo de espera del embarazo natural, estos datos ascendían a 40 y 34 respectivamente. Los autores concluyen que no existe un efecto beneficioso en la inseminación intrauterina con hiperestimulación de los ovarios sobre la espera del embarazo natural en parejas con más de un 30 por ciento de posibilidades de embarazo, para quienes esperar seis meses más sin tratamiento podría ser una opción mejor.

Según Pieternel Steures, autor principal del estudio, el estudio muestra que la identificación de parejas que no se beneficiarán de la inseminación intrauterina es posible. Los autores añaden que la inseminación intrauterina sin la hiperestimulación de los ovarios es muy improbable que tenga efectos beneficiosos en las parejas con más de un 30 por ciento de posibilidades de embarazo natural.