28 de noviembre de 2014

El tratamiento B.E.T. aumenta el nivel de penetración de los principios activos en pacientes con alopecia en un 80%

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El tratamiento de Bio Estimulación Transdérmica (B.E.T.) del Instituto Médico Dermatológico (IMD) ha conseguido que las capas más profundas de la piel del cuero cabelludo absorban correctamente los principios activos necesarios para el tratamiento de la alopecia, aumentado el nivel de penetración de los principios a un 80 por ciento con esta terapia.

El tratamiento B.E.T. consiste en un dispositivo a modo de un lápiz que, asistido electrónicamente, se aplica en el cuero cabelludo en sesiones de 30 minutos de duración.

"La Bio Estimulación Transdérmica provoca, de forma indolora, la apertura de miles de micro canales que nos permiten una máxima absorción de los principios activos en las capas más profundas de la piel. Así, sustancias como silicio orgánico, péptidos, murberry o panthenol alcanzan con facilidad las capas más internas, aumentado su penetración y favoreciendo su efectividad", ha explicado el director médico del IMD, el doctor Gustavo Galindo.

De esta forma, se consigue que la eficacia de los principios activos sea mucho mayor, mejorando notablemente la calidad del cabello, al estimular la producción natural de colágeno y por consiguiente se evita el envejecimiento celular.

LÁSER DE BAJA POTENCIA PARA REGULAR LA CAÍDA DE PELO

La Bio Estimulación Transdérmica se puede combinar con el láser de baja potencia, un método aprobado por la agencia norteamericana del medicamento (FDA) que ha demostrado una gran eficacia en casi todos los tipos de alopecia a la hora de regular la caída del pelo.

El láser atraviesa la superficie de la piel sin dañarla, estimulando la microcirculación del cuero cabelludo y aumentado la llegada de nutrientes y oxígeno a los folículos pilosos. Además, elimina toxinas, ayudando al crecimiento y a la renovación del pelo y a su queratinización, frenado de esta forma la caída y consiguiendo un cabello más sano y fuerte.

"Sus efectos positivos se empiezan a observar a partir de la quinta sesión, consiguiendo disminuir la caída del pelo, incrementado la densidad capilar y aumentado el calibre del cabello, lo que se traduce en mayor volumen, mejor textura y el crecimiento de nuevos cabellos", ha señalado una especialista capilar del IMD, Soledad Gómez.

Además, el láser de baja potencia también es indoloro y compatible con otros tratamientos, y no requiere de intervención quirúrgica. Por ello, es una alternativa efectiva para el tratamiento de la alopecia incluso en aquellos pacientes que no responden a la finasterida y al minoxidil o que no son aptos para realizarse un microinjerto capilar.