17 de marzo de 2014

Trabajadores de Povisa cifran el seguimiento del primer día de huelga en un 50% y la empresa lo reduce a un 9%

La empresa asegura que hay una "nula repercusión en la actividad del hospital" mientras que los convocantes califican la jornada de exitosa

VIGO, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Trabajadores del Hospital Povisa de Vigo cifran el seguimiento de la huelga indefinida que ha dado comienzo este lunes entre un 40 y un 50 por ciento del personal, mientras que la dirección del centro habla de un seguimiento del nueve por ciento.

Así, mientras la dirección ha señalado que en la mañana de este lunes la huelga ha ocasionado una "nula repercusión en la actividad del hospital", los sindicatos han asegurado que han permanecido cerrados tres quirófanos, el servicio de endoscopias, y los bloques de rayos --en la policlínica de la calle Barcelona-- y de rehabilitación.

Tal y como ha trasladado la secretaria del comité y representante del Sindicato Galego de Profesionais da Sanidade (SGPS), Ruth Vallejo, muchos de los pacientes que han acudido con normalidad hasta el hospital no han sido atendidos por "la falta de previsión de la empresa, que debería haber avisado a los usuarios".

Se trata de una huelga convocada para denunciar el incumplimiento del convenio colectivo, las modificaciones sustanciales de las jornadas y de las condiciones laborales, y el despido de 13 trabajadores. Está secundada por la Confederación General del Trabajo (CGT), Unión General de Trabajadores (UGT), Confederación Intersindical Galega (CIG) y SGPS, es decir, todos los sindicatos que componen el comité de empresa de Povisa, a excepción de CC.OO. y Omega.

Vallejo ha señalado que ha habido un intento por parte de la empresa de "boicotear la huelga", puesto que durante el sábado y el domingo "ha vaciado el hospital", dando el alta anticipada a varios pacientes con el propósito de "vulnerar los servicios mínimos".

Los trabajadores han convocado para esta tarde una asamblea, tras la que se concentrarán y cortarán la calle en el entorno del hospital en una jornada que consideran exitosa. "Hoy está funcionando --la huelga--, y mañana esperamos más seguimiento", ya que "en todas las huelgas el primer día es el más bajo y luego se van sumando trabajadores", ha asegurado la secretaria del comité.

DESPIDOS

Según ha manifestado la dirección del hospital, los despidos, que iban a afectar a 13 trabajadores, se ha podido reducir a 7 miembros de personal de fin de semana, tras "haber alcanzado acuerdos individuales con la mayoría de los trabajadores afectados por la reducción de su jornada de 41 a 35 horas semanales".

Esta medida fue anunciada el pasado mes de febrero, cuando el hospital comunicó su intención de modificar las condiciones laborales a 67 trabajadores --con cambios de horarios y de turnos, entre otros-- y suprimir los puestos de trabajo de 13 personas.

Así, 24 personas han aceptado de forma voluntaria la reducción de jornada --con lo que la empresa ha bajado el número de despidos-- mientras otros 43 trabajadores han decidido mantener su jornada de 41 horas semanales. "Todo esto en una empresa que tiene más beneficios que nunca, a lo que suma los beneficios a costa de reducir los derechos de los trabajadores", ha criticado Vallejo.

La empresa ha subrayado que, aunque va a despedir a siete trabajadores, lo que se hará efectivo en las próximas semanas, "en el ánimo de la dirección del hospital ha estado siempre el evitar esta medida, pero la sistemática negativa del comité de empresa a llegar a soluciones intermedias lo ha hecho imposible".

Por su parte, Vallejo ha rechazado estas declaraciones puesto que, ha asegurado, son los representantes de la entidad los que se han negado a recibirlos "ni siquiera para un intercambio de opiniones". "No quiere saber nada del comité de empresa", ha concluido.

SEGUNDA HUELGA EN UN AÑO

Esta es la segunda huelga indefinida que convocan trabajadores del hospital Povisa en un año, tras la que se desarrolló en agosto de 2013, después de que hubieron fracasado las negociaciones con la empresa sobre el convenio colectivo y se pasara a aplicar el convenio provincial del sector, lo que después fue anulado en una sentencia judicial.

En este sentido, Vallejo ha incidido en que esta huelga es "más importante que la de agosto" por todas las modificaciones laborales y la "precarización" que está "imponiendo" el hospital a los empleados. "Hay que aprovechar la presión de la firma del nuevo concierto" que la empresa acordará este mes con el Servizo Público de Saúde, ha finalizado.