1 de octubre de 2008

Touriño apela a la "lealtad" del Gobierno para que pague el adelanto de la deuda sanitaria

Reconoce las "dificultades" para efectivizarlo en la situación de crisis pero insiste en que la Xunta defenderá sus reclamaciones

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, advirtió hoy de que para su Gobierno sigue "vigente" el compromiso del Ejecutivo central de pagar el anticipo por la deuda sanitaria y apeló a la "lealtad" institucional para que lo haga efectivo, frente a la intención anunciada por el Ministerio de Economía de no llevar a cabo el pago en el presente ejercicio.

En respuesta en pleno al portavoz del Grupo Parlamentario del BNG, Carlos Aymerich, el jefe del Ejecutivo gallego justificó que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero crea que no es momento de mantener este pago y alegue dificultades en la actual situación económica, aunque insistió en que "debe seguir vigente mientras no se revise" el actual sistema de financiación.

Precisamente, Touriño recordó que este anticipo por la deuda es una "medida singular, excepcional y de carácter transitorio mientras no se reforme la financiación", al que se comprometió el Gobierno en la Conferencia de Presidentes. "Insistimos en que es razonable", añadió.

En ese sentido, reiteró que el de la Xunta es un "criterio razonable" que debe defender "por encima de todo", pese a que la Administración pueda encontrar "dificultades" para hacer frente al pago en la actual situación de crisis económica, ya que "el Estado cuenta con menos ingresos".

Finalmente, explicó que el Gobierno gallego defenderá su postura en el Consejo de Política Fiscal y Financiera y aprovechó para recordar que Galicia lleva recibidos un total de 190 millones de euros "derivados de acuerdos" logrados en la reunión de la Conferencia de Presidentes celebrada en 2005.

LEALTAD

Por su parte, Aymerich criticó el incumplimiento del Gobierno central y advirtió de que "la sanidad gallega no puede prescindir sin que se resienta la calidad asistencial" del pago del anticipo de la deuda sanitaria, que este año se ha cifrado en 241 millones de euros.

El nacionalista aseguró que la confianza y la lealtad entre las administraciones "quiebra cuando una parte incumple los compromisos", por lo que consideró necesario "restablecer la lealtad institucional exigiendo el cumplimiento" de su compromiso.