1 de diciembre de 2006

Un total de 1.649 nuevos casos de sida se registraron en 2005 en España, un 75% menos que hace diez años

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta primera del Gobierno y portavoz, María Teresa Fernández de la Vega, anunció hoy, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que el pasado año se registraron en España un total de 1.649 nuevos casos de sida diagnosticados, lo que supone un 75 por ciento menos que en 1996, "año previo al de la generalización de los tratamientos".

No obstante, recordó que, a pesar de ello, España "sigue siendo uno de los países con mayor incidencia de la enfermedad en Europa occidental. En lo relativo a nuevas infecciones estamos en la media europea, con una tasa que se sitúa entre 50 y 75 casos por millón de habitantes, es decir, 2.000 ó 3.000 nuevos casos al año --precisó-, pero se estima que hay entre 120.000 y 150.000 personas con sida en España, es decir, tres de cada mil habitantes", según el Informe situación del sida en España y en el mundo presentado al Consejo por la ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado.

Según manifestó la vicepresidenta, "este hecho es un motivo más que suficiente para que sigamos considerando el sida como una prioridad sanitaria y, por eso, desde el Gobierno se continúa trabajando para reforzar las medidas de prevención, y en potenciar las intervenciones para promover la prueba del sida, el consejo y el diagnóstico precoz de la infección, sobre todo en personas con prácticas de riesgo".

En este sentido, avanzó que la ministra de Sanidad, Elena Salgado, presentará una campaña, siguiendo línea marcada por Onusida, una campaña que quiere incidir en tres aspectos esenciales: el respeto a las personas con VIH, el uso responsable del preservativo y la importancia de realizarse la prueba del sida.

Del la Vega recordó que, en España, el 40 por ciento de las infecciones por VIH se diagnostica muy tarde cuando ya se ha desarrollado la enfermedad y se estima que una cuarta parte de la población afectada no es consciente de ello. "Eso significa que unas 35.000 personas podrían transmitir el virus a sus parejas sin saberlo", recordó.

Por ello, apuntó que uno de los objetivos de la campaña que presentará la ministra de Sanidad es "la identificación de esa población seropositiva oculta y, para ello, fomenta y apoya la detección voluntaria, confidencial y gratuita del virus como una estrategia fundamental frente a la infección".

INFORME AL CONSEJO

Según el informe presentado al consejo por la ministra, en su inicio, en 1981, la epidemia en España se centró de forma especial en usuarios de drogas inyectadas y su principal vía de transmisión era el hecho de compartir material de inyección. Sin embargo, ya hace años que se detectó un cambio del patrón epidemiológico, y ahora la vía de transmisión sexual (tanto heterosexual como homosexual) es la más frecuente.

El total de casos de sida notificados desde el comienzo de la epidemia en España en el año 1981 hasta el 30 de junio de 2006 es de 73.013. Por otra parte, 47.070 personas han fallecido desde el comienzo de la epidemia hasta el 31 de diciembre de 2004, último año del que existen datos cerrados. En concreto, a lo largo de 2004 fallecieron en España a causa del sida 1.601 personas.

Por otro lado, en 2005 se produjeron 12.979 ingresos hospitalarios que tenían como diagnóstico principal la infección por VIH. Además, se estima que unas 72.000 personas han recibido tratamiento antirretroviral durante este año, con un coste medio del tratamiento por persona y año de entre 5.400 y 7.500 euros. El gasto anual del Sistema Nacional de Salud por tratamientos con antirretrovirales correspondiente al año 2004 fue de 422 millones de euros.

INFORME ONUSIDA

De acuerdo con el último informe de ONUSIDA, desde la aprobación en el año 2001 de la Declaración de compromiso sobre el VIH/SIDA en el histórico período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se han realizado progresos importantes, pero todavía existe una diversidad grande en la respuesta al VIH entre los países y regiones.

En general, ONUSIDA reconoce un compromiso político creciente y una mayor coordinación entre los países; sin embargo, señala que, tras un cuarto de siglo de epidemia, la respuesta mundial al sida continúa en una encrucijada y todavía hay deficiencias significativas en la lucha por combatir la expansión del VIH.

Según los últimos datos, correspondientes al año 2005, se estima que 39,5 millones de personas en todo el mundo están viviendo con VIH, de los cuales 2,3 millones son menores de quince años. Asimismo, se estima en 4,3 millones las nuevas infecciones, de las cuales 530.000 corresponden a menores de quince años. Por otra parte, 2,9 millones de personas perdieron la vida a consecuencia del sida en 2005.

En conjunto, se cree que la tasa de incidencia del VIH alcanzó su cenit a finales de los 90 y que se ha estabilizado desde entonces. Esta tendencia favorable se relaciona, entre otras cosas, con las políticas de prevención y con cambios de comportamiento en los hábitos sexuales, principalmente el mayor uso del preservativo en las relaciones. No obstante, el número de personas que vive con VIH ha ido creciendo, debido en parte al aumento de la población y a los efectos de las terapias antirretrovirales, que aumentan la esperanza de vida de estos enfermos.