1 de diciembre de 2006

El tiempo medio para diagnosticar y tratar a un enfermo de apnea es de dos años aproximadamente

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

El tiempo medio que lleva diagnosticar debidamente y tratar con éxito un paciente con apnea de sueño es de aproximadamente dos años, según informó hoy el jefe del servicio de Neumología del Hospital San Pedro de Alcántara, Fernando Masa.

Masa aseguró que el 90% de los pacientes que sufren apnea del sueño no son concientes de sufrir esta enfermedad, lo que contribuye a "prologar el tiempo que trascurre entre que el paciente muestra los síntomas y es finalmente diagnosticado y tratado".

Masa explicó a Europa Press que el tiempo medio que tarda un hospital en realizar un "estudio del sueño" suele ser de 116 días aproximadamente, y de 224 días si dicho estudio se realiza en casa. El experto indicó que este "exceso de días" no se debe a una falta de instrumental, sino a una falta de "capital humano cualificado para manejar dichas maquinas".

Por su parte, el miembro de la Organización de consumidores y Usuarios (OCU) y miembro del Grupo Español del Sueño, José Maria González, destacó que 7 de cada 10 accidentes se producen por somnolencia del conductor, y de estos el 30% de los conductores padecen apnea del sueño. "¿Imaginan lo cansado que debe levantarse una persona que interrumpe su sueño por falta de respiración 600 veces en una noche?" preguntó.

Según contó González a Europa Press, "la sociedad no es consciente de lo importante que es diagnosticar a tiempo una apnea del sueño", estos enfermos tienen el riesgo de sufrir "ataques cardíacos, infartos cerebrales, y tienen un 13% más de probabilidad de sufrir un accidente de tráfico que una persona sana", advirtió.

ENTRE 5 Y 7 MILLONES DE AFECTADOS

Se estima que esta enfermedad afecta en España entre 5 y 7 millones de personas, de las cuales sólo 2 millones son conscientes de tenerla. El perfil de esta enfermedad "que afecta el doble a hombres que a mujeres de entre 45 y 55 años, es el de personas obesas, fumadoras, que consumen algún medicamento para dormir, se encuentran cansado y se duermen en lugares donde no es muy común dormirse, por ejemplo conduciendo", manifestó el experto.

Durante su intervención, la miembro del comité de asuntos institucionales de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y médico neumólogo, Cristina Martínez, advirtió que se debe tener muy en cuenta, las "características neumoambientales" del lugar de trabajo, "un tercio de nuestro tiempo transcurre en el lugar donde trabajamos".

La experta recomendó "extremar" las medidas de seguridad a este respecto, "se debe conocer el tipo de productos tóxicos a los que se está expuesto y no tener miedo a demandar un ambiente laboral sin humos, acudir a los reconocimientos médicos periódicos de las empresas y manifestar al médico cualquier síntoma extraño que nos produzca nuestro lugar de trabajo" aconsejó.

Según manifestó la experta a Europa Press, "es obvio que fumar no es bueno para los pulmones y esto, a la larga, repercute en nuestra capacidad respiratoria, lo que nos lleva a la apnea". La forma propuesta por Martínez para que esto "nos pille por sorpresa" es realizando una 'esperiometria' periódicamente, " es un proceso indoloro, sencillo y muy útil", que nos permite, según la neumóloga, conocer el funcionamiento de los pulmones.

"Si es mayor de 45 años, fuma o ha fumado con anterioridad, tiene tos o respira con dificultad, tiene asma, va empezar un tratamiento con inhaladores, o cree que puede sufrir apnea del sueño, debe hacerse una 'esperiometria'", concluyó.