15 de noviembre de 2007

Las terapias de sustitución de nicotina ofrecen a los fumadores el doble de oportunidades de abandonar el tabaco

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las personas que quieren dejar de fumar tienen el doble de oportunidades de abandonar el hábito utilizando terapias de sustitución de nicotina que aquellas que no utilizan esta ayuda, según señala el doctor del Centro de Información a Fumadores de Helsingborg en Suecia, Karl-Olov Fagerström.

Una encuesta recientemente realizada por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo sobre 'Conocimientos, actitudes y conductas sobre tabaquismo en personas de 18 y más años', pone de manifiesto que desde la entrada en vigor de la Ley antitabaco, el 30 por ciento de los fumadores ha intentado dejar de fumar.

Para conseguirlo, sobre todo tratando de evitar la dependencia física y psíquica, los expertos recomiendan abandonar el hábito en dos fases: reemplazar primero la nicotina de los cigarrillos mediante la nicotina de la terapia de sustitución mientras se abandona el hábito y después ir disminuyendo el nivel de nicotina de la terapia de sustitución.

No obstante, se debe elegir el tratamiento más idóneo para cada paciente para que sea positivo. "En el caso de las terapias de sustitución de la nicotina, es fundamental saber el nivel de dependencia a la nicotina de cada paciente con el fin de poder indicarle dosis y tipo de administración", advierte Fagerström.

En cuanto al perfil del paciente más idóneo para conseguir dejar de fumar mediante terapias de sustitución de la nicotina, el experto afirma que "las terapias de sustitución de la nicotina pueden ser eficaces en todos los fumadores". Además, recuerda que, por lo general, "la dosis de nicotina consumida mediante terapia de sustitución es menor a que consume un fumador a través del tabaco y la duración de los tratamientos no suele ser mayor de tres meses".

En cuanto a la duración del tratamiento debe ser tan extensa como el paciente necesite, incluso en casos extremos, según este experto "es mejor utilizar terapias de sustitución de la nicotina durante toda la vida si la otra alternativa es volver a fumar". Y, en el caso de los fumadores con una alta dependencia a la nicotina, el doctor recomienda tomar además un chicle de nicotina, para "conseguir así controlar dicho deseo de forma activa".