28 de enero de 2014

La terapia de reemplazo hormonal puede aumentar el riesgo de pancreatitis aguda

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres que toman terapia de reemplazo hormonal después de la menopausia (TRH) pueden tener mayor riesgo de pancreatitis aguda, según revela un nuevo estudio publicado en 'Canadian Medical Association Journal'.

La pancreatitis aguda es una inflamación súbita del páncreas, tiene síntomas que van desde una leve molestia a dolor debilitante grave y puede, en algunos casos, incluso llevar a la muerte.

Aunque varios informes de casos han indicado que puede haber una asociación entre el uso de la TRH y el riesgo de pancreatitis aguda, la evidencia de grandes estudios es escasa. Para saber si hay una asociación, los científicos analizaron los datos de 31.494 mujeres suecas posmenopáusicas de 48 años de edad al inicio del estudio, que duró desde 1997 hasta 2010.

Al inicio del trabajo, 13 de 113 (42 por ciento) de las mujeres eran usuarias de terapia hormonal, 3.660 (12 por ciento) la habían seguido anteriormente, y el resto nunca había utilizado la terapia. De las usuarias de la terapia hormonal, 6.795 (52 por ciento) siguieron la terapia sistémica para los sofocos, 4.148 (32 por ciento) tomaron la terapia local para la sequedad vaginal y 2.170 (16 por ciento), ambas terapias.

Después de tener en cuenta los factores que pueden influir en los resultados, los investigadores encontraron que las mujeres que tomaban actualmente o lo habían hecho previamente TRH tenían un 1,5 más de riesgo de pancreatitis aguda que los que nunca habían utilizado la terapia. El riesgo parece ser mayor entre las que usaron la terapia sistémica y las que tomaron TRH durante más de 10 años.

"No hay datos contemporáneos que puedan explicar nuestra conclusión de que el riesgo se mantuvo entre los usuarios últimos [de TRH] o que el riesgo parezca aumentar con la duración del uso", escribe el doctor Viktor Oskarsson, de Unidad de Epidemiología Nutricional del Instituto de Medicina Medioambiental del Instituto Karolinska, en Estocolmo, Suecia.

"Estos resultados, aunque especulativos, pueden sugerir que el estrógeno exógeno induce un cambio persistente en el páncreas para que la duración de la exposición puede ser importante", agrega. Los autores sugieren que si los estudios adicionales confirman estos hallazgos los médicos deben considerar el riesgo de pancreatitis aguda cuando se prescribe TRH.