23 de junio de 2006

La terapia celular mejorará la recuperación del paciente con ictus

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

La terapia celular mejorará la recuperación del paciente con ictus, según concluyeron los especialistas nacionales y extranjeros reunidos en el IV 'Encuentro Internacional sobre Ictus' que se celebró hasta hoy en Madrid, para revisar los últimos avances en la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de esta enfermedad.

En dicho encuentro, patrocinado por Bristol-Myers Squibb (BMS), los especialistas participantes destacaron que, a pesar de que los estudios con terapias celulares para corregir las secuelas de un ictus se encuentran "en fases experimentales con modelos animales", en el futuro pueden ser una opción terapéutica que mejore la situación incapacitante en la que queda un 30% de estos enfermos.

Según informó el laboratorio, el doctor Exuperio Díez Tejedor, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario La Paz, insistió en que hay varios trabajos que buscan estimular la plasticidad cerebral para conseguir "una mejor recuperación", algo "muy importante" con vistas a la recuperación del tejido dañado con el fin de que el paciente quede "con menos secuelas".

En esta ocasión, el encuentro incorporó además un nuevo bloque dedicado a la recuperación del paciente tras el ictus, especialmente los que sufren "deterioro cognitivo y depresión". Ambas complicaciones, según el doctor Díez Tejedor, están "infradiagnosticadas" pese a que su detección y tratamiento ayudarían a mejorar el pronóstico de muchos pacientes.

En el apartado de novedades diagnósticas, la reunión de Madrid también analizó el papel de la tomografía computerizada (TC) y la resonancia magnética (RM) como herramientas que permiten determinar cómo evoluciona el paciente con ictus y la gravedad del daño cerebral causado por la isquemia. Además, hay otras herramientas diagnósticas que permiten conocer "el grado de lesión y el estado de las arterias" sin utilizar "técnicas invasivas".

Por último, en cuanto a la identificación de los pacientes de alto riesgo y de nuevos factores de riesgo, los expertos consideraron "fundamental" la identificación del paciente de alto riesgo porque permite diseñar "opciones terapéuticas específicas para reducir la aparición de eventos". Por ejemplo, el riesgo de ictus en la mujer es "peculiar", de ahí que los expertos discutan "la utilidad de las terapias hormonales" en este sentido.