16 de diciembre de 2008

Una técnica permite observar en tiempo real el movimiento de células tumorales en animales vivos

Una técnica permite observar en tiempo real el movimiento de células tumorales en animales vivos
EP

MADRID, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Centro de Biofotónica Gruss Lipper del Colegio de Medicina Albert Einstein de Nueva York han desarrollado una técnica que permite ver de forma individualizada células tumorales a medida que se mueven en tiempo real en un ratón vivo. El método, hecho público durante la reunión anual de la Sociedad Americana de Biología Celular que se celebra en San Francisco, podría ayudar en la producciónn de fármacos para el microambiente de los cánceres.

La técnica ha permitido a los investigadores observar el denominado proceso de 'intravasación' que permite a los tumores invadir el tejido circundante y beneficiarse de los vasos sanguíneos de los que obtienen nutrientes con los que crecer y expandirse.

Los científicos observaron las células cancerígenas en tiempo real a través de una ventana de cristal especial insertada en un tumor de una glándula mamaria del animal. Marcaron las células del tumor con una proteína fluorescente verde y después iluminaron dos grupos de células con un láser azul que volvía roja la fluorescencia.

A través de esta ventana de cristal los investigadores siguieron estas dos poblaciones de células cancerígenas rojas a medida que crecían y se movían al reaccionar a su microambiente.

Los científicos descubrieron que este entorno o microambiente decide el destino de las células incluso en el caso de un tumor muy pequeño. En el experimento, las dos poblaciones de células rojas se encontraban separadas sólo a un diámetro de cinco células con respecto al tumor. Un grupo estaba cerca de un vaso sanguíneo, mientras que la otra estaba más cerca del tumor. Un día después de que se activaran los marcadores rojos se podía ver cómo las células cancerígenas se movían hacia el suministro sanguíneo.

El número de estas células marcadas disminuía a medida que se lanzaban a la circulación sanguínea, sin embargo, la población cancerígena de las proximidades del cáncer se movía poco pero aumentaba en número. Los investigadores dicen que estudiarán las diferencias entre los dos microambientes para identificar las interacciones críticas que dirigen la intravasación en una parte del tumor y no en la otra.

Según explica Bojana Gligorijevic, coautora del estudio, "utilizando este método ahora podemos vincular la conducta de las células tumorales individuales al tipo de microambiente dentro del tumor, una clasificación que nos ayudará en el desarrollo y evaluación de fármacos específicos de microambiente".