13 de noviembre de 2012

Una sustancia del cuerpo para combatir la inflamación puede causar leucemia

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una sustancia similar a las hormonas producidas por el cuerpo para promover la inflamación, llamada interleucina-15 (IL-15), puede causar una forma agresiva de leucemia, linfocítica granular de células grandes (LGL), cuando está presente en altos niveles, según un estudio de la Universidad de Ohio (Estados Unidos), publicado en 'Cancer Cell'. Los investigadores desarrollaron en su investigación un tratamiento para la leucemia que no mostró efectos secundarios apreciables en animales.

El doctor Robert Lee, profesor de Farmacología y Química Farmacéutica en la Universidad del Estado de Ohio y un grupo de colaboradores desarrollaron una formulación liposomal de bortezomib, un inhibidor de la proteosoma que cierra la vía que causa cáncer, por lo que se convierte potencialmente en la curación de la enfermedad. Ratones leucémicos tratados con el bortezomib liposomal mostraron una supervivencia del 100 por ciento a 130 días frente a 100 por ciento de mortalidad en 60-80 días para los animales de control.

Normalmente, el cuerpo libera IL-15 para estimular el desarrollo, supervivencia y proliferación de las células asesinas naturales, que son las células inmunitarias que destruyen el cáncer y las células infectadas por virus. Esta investigación muestra que cuando la IL-15 está presente en altas cantidades en el cuerpo durante períodos prolongados, tales como durante una inflamación crónica, puede causar ciertas células inmunitarias llamadas linfocitos granulares grandes, o LGLs, para convertirse en cancerosas.

Esta transformación maligna comienza cuando la IL-15 se une a receptores en la superficie de LGLs normales, un evento que aumenta los niveles de una proteína causante de cáncer llamado Myc dentro de las células. Los niveles altos de Myc, a su vez, traen cambios que provocan la inestabilidad cromosómica y mutaciones adicionales de genes, además de que pueden activar un proceso llamado metilación del ADN, que apaga una variedad de genes, incluyendo algunos importantes que normalmente suprimen el crecimiento del cáncer.

"Sabemos que la inflamación puede causar cáncer, pero no sabemos el mecanismo exacto. Aquí, mostramos una forma en que puede pasar, y usamos esa información para curar potencialmente el cáncer", dice el investigador principal, el doctor Michael A. Caligiuri, director ejecutivo de The James Cancer Hospital y Solove Research Institute, y director del Centro Integral del Cáncer del Estado de Ohio.