21 de noviembre de 2006

Suiza.- El VIH afecta a 39,5 millones de personas en el mundo y provocó la muerte de casi 3 millones en 2006, según ONU

GINEBRA, 21 Nov. (EP/AP) -

La epidemia de VIH alcanza ya la cifra de 39,5 millones de infectados, un número que sigue aumentando, especialmente en Asia y Europa del Este, según la última actualización del informe de Naciones Unidas sobre el sida. El texto señala, además, que alrededor de 2,9 millones de personas murieron este año a causa de enfermedades relacionadas con la enfermedad y otros 4,3 millones fueron infectados con el VIH.

"El informe de este año nos da un motivo real para la preocupación", señaló el jefe del programa conjunto de Naciones Unidas contra contra el sida y el VIH, UNAIDS, Peter Piot. "Una persona es infectada con el VIH cada ocho segundos en todo el mundo".

El sida ha matado a más de 25 millones de personas desde que el primer caso fue registrado en 1981, lo que le convierte en una de las enfermedades más destructivas de la historia."En apenas un cuarto de siglo, el sida ha cambiado drásticamente nuestro mundo", señaló el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, en el encuentro celebrado en lunes en Ginebra. "El sida, la tuberculosis y la malaria forman el la triada más mortífera que el mundo ha conocido".

El informe conjunto de UNAIDS y la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que el acceso al tratamiento contra el sida y el VIH ha progresado en los últimos años, lo que ha permitido alargar la vida de muchas personas infectadas. Sin embargo, el texto advierte de que queda mucho por hacer, especialmente en materia de prevención.

"Incluso en países donde la epidemia ha tenido un gran impacto, como Swazilandia y Sudáfrica, el temor general a esta enfermedad es preocupantemente bajo", señala la epidemióloga del UNAIDS, Karen Stanecki. Según la experta, esta circunstancia es una de las razones que explican la proliferación de nuevas infecciones entre la población joven. "El grupo de edad comprendido entre los 15 y los 24 años acumula el 40% del total", aseguró Stanecki.

Por su parte, Piot se mostró especialmente preocupado por los datos que muestran el resurgimiento de nuevos brotes en países que, previsiblemente, habían progresado en la lucha contra el sida y el VIH como Uganda, Tailandia, países del Este de Europa y Estados Unidos.

En este sentido, el informe de Naciones Unidas señala que el porcentaje de personas infectadas en el Este y Centro de Asia y en Europa oriental ha crecido en un 21% en los últimos dos años. No obstante, la región de África subsahariana todavía registra las cifras más elevadas del planteta; un total de 24,7 millones de personas están infectados por el VIH, lo que representa el 63 % del total mundial.

Por otro lado, el texto de Naciones Unidas apunta a Europa del Este y Asia oriental como regiones donde el virus se ha propagado con mayor rapidez en los últimos dos años. Las nuevas infecciones se incrementaron en un 70% en ambas regiones mientras que zonas como el Sur y Sureste asiático y el Norte de África no superaron el 15%.

CIFRAS HISTÓRICAS EN MUJERES

Más de 17,7 millones de mujeres viven con el VIH en todo el mundo, una cifra que supone un aumento en más de un millón de infectadas respecto a las cifras registradas en 2004. Según el informe de Naciones Unidas, la proporción de mujeres que viven con el virus representa el 59% del total de la población afectada por la enfermedad.

Para el jefe del programa UNAIDS, estos datos se deben, por un lado, al elemento biológico, ya que la transmisión del virus de hombres a mujeres es más efectiva; y por otro, a un factor social, dado el elevado número de hombres mayores que mantienen relaciones sexuales con niñas menores en países africanos.En este sentido, Piot subrayó la importancia de abordar "la cuestión de género" para no entrar en un "profundo problema a largo plazo".

Entre las prácticas de riesgo, el texto de Nacines Unidas señala las prácticas sexuales sin protección en el ámbito de la prostitución y entre hombres, circunstancias que, además, son las principales razones para la propagación de la enfemedad en Asia, Europa del Este y Latinoamérica.