18 de febrero de 2008

Soria propone un Pacto por la Ciencia en España porque "el futuro es incomprensible sin investigación"

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, propuso hoy, en una conferencia en el Club Siglo XXI, un Pacto por la Ciencia en España que se traduzca en una Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, de amplio consenso, "para no perder el tren del futuro, ya que este es incomprensible sin investigación". Según dijo, la ciencia y la investigación son motores de desarrollo tecnológico y económico, progreso social y bienestar de los ciudadanos.

Este Pacto pretende, entre otros objetivos, que las empresas aumenten el peso de su participación en el Sistema Nacional de Salud y a su vez estén en mejores condiciones para ser referente en el resto de sistemas sanitarios del mundo. "Tenemos la responsabilidad de colocar a España en un lugar en desarrollo científico, similar al lugar que ocupa en el desarrollo económico. Y eso no es sólo labor del Gobierno, sino un compromiso común que hace necesario ese amplio consenso", dijo.

Para ello, reclamó el esfuerzo de "comunidades autónomas, universidades, investigadores, profesionales de la Salud, empresas, fundaciones, instituciones y ciudadanos y si lo conseguimos, se producirá un incremento de la riqueza económica, fortaleceremos las empresas y estimularemos la creatividad de nuestros investigadores".

Además, reconoció que para ello "es necesaria una gran voluntad política", realizar los desarrollos previstos en las leyes aprobadas a lo largo de esta Legislatura y abordar normativa que respalde las nuevas necesidades de nuestro sistema de I+D+i.

"El incremento sustancial de recursos por parte de la Administración General del Estado debe focalizarse en programas que movilicen al sector --apuntó--. Nuestro objetivo es que la I+D en 2010 alcance el 2% de PIB (era de un 1,07 en 2004) y que la inversión privada suponga un 55% del total, frente al 48 % que suponía en 2004".

MANTENER LA INVERSIÓN EN SANIDAD

Soria señaló en su intervención que "la satisfacción de los usuarios es una garantía de sostenibilidad del Sistema Sanitario, ya que "serán más proclives a mantener la inversión en Sanidad". Y "si los ciudadanos y los pacientes son la razón de ser del Sistema Nacional de Salud, los profesionales son los actores más importantes del mismo", añadió.

Por ello, reconoció que los poderes públicos tienen una responsabilidad con los profesionales. "Debemos ponerles en situación óptima para que puedan prestar los servicios que los ciudadanos esperan de ellos", dotándoles con los recursos suficientes y las estructuras necesarias para poder realizar su labor y poner a su disposición los mecanismos que aseguren la formación a lo largo de toda su vida profesional.

Así, apuntó que se tiene que poner en marcha la carrera investigadora en el Sistema Nacional de Salud, que permita nuevas expectativas y desarrollos profesionales, crear las condiciones de protección necesarias para que la actividad de nuestros profesionales se realice con seguridad, para lo que promoveremos las reformas legales necesarias para tipificar las agresiones a los profesionales sanitarios y potenciar los valores que refuercen su consideración social. "Pero la responsabilidad de los profesionales va más allá del acto médico, que requiere de ellos un compromiso ético con el paciente y con el Sistema", apostilló.

"Por consiguiente --añadió--, el papel de los profesionales, en ese escenario de futuro cercano, tendrá una importancia trascendental para poder mantener este sistema de bienestar redistributivo. Esta es una responsabilidad compartida con los Servicios de Salud" ya que, según dijo Soria, "la tarea de conseguir la salud de los ciudadanos excede a las competencias de un Ministerio, de una Comunidad Autónoma, de un Gobierno, y es una tarea conjunta que no concibo desligada del resto de las políticas de bienestar", como las de violencia de género, o de promoción de la vivienda, medio ambiente, seguridad laboral o la atención a la dependencia.

En esta línea se enmarca el Plan Nacional de Salud y Medio Ambiente propuesto, para plantear medidas centradas en los grupos de población más vulnerables a la contaminación, o una Ley de Salud Pública, que establezca una Cartera de Servicios. "Pero este nuevo escenario de salud sólo podrá ser el resultado de la interacción de muchos factores. Debo poner de manifiesto, pues, la importancia de la responsabilidad individual frente a las políticas de Salud Pública", resaltó el ministro.

A su juicio, el Sistema de Salud debe fomentar "el compromiso consciente y activo de los ciudadanos en el mantenimiento de su propia salud en la incorporación de hábitos de vida saludable y en la evitación de conductas de riesgo y debe evitar la medicalización de la vida cotidiana, redoblando el esfuerzo educativo, divulgando conocimiento fiable y asequible al ciudadano".

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Al mismo tiempo, considera que debe imponerse un modelo de atención descentralizado para adecuarse al cambio de eje del Sistema, con las nuevas tecnologías como herramienta fundamental y con mecanismos transparentes y eficaces, que permitan evaluar la relación entre coste y utilidad de los nuevos procedimientos. Porque no siempre un incremento en el gasto es sinónimo de una mayor calidad en el servicio", apostilló.

Soria defendió la necesidad de mantener "un análisis serio y riguroso, alejado del debate partidista más que político, de la política con minúscula alejada de la política que comparto, la política con mayúsculas, la del servicio y compromiso con el ciudadano porque hemos de proteger este Sistema del que los españoles se sienten altamente satisfechos, que es un elemento primordial de compensación y solidaridad social, y fuente de riqueza y progreso, asegurando su sostenibilidad y reforzando su legitimidad".