9 de mayo de 2014

SOMA-UGT y CCOO alertan del deterioro del Instituto Nacional de Silicosis

OVIEDO, 9 May. (EUROPA PRESS) -

Las organizaciones sindicales CCOO y SOMA-FIA-UGT han denunciado este viernes "el grave deterioro en el servicio del Instituto Nacional de Silicosis debido a la falta de personal y a problemas de tesorería", y han comunicado que se opondrán al traslado del Instituto al nuevo HUCA en tanto no se resuelvan los problemas de asistencia a los usuarios.

A través de una nota de prensa, tras la Mesa de Participación del Instituto Nacional de Silicosis, SOMA FITAG UGT y CCOO de Industria, han señalado que "la calidad asistencial de los pacientes que deben recurrir a este centro se ha visto disminuida notablemente debido entre otros factores a la falta de personal y a los problemas de tesorería".

Ambas organizaciones sindicales denuncian que en "el caso del Departamento de Prevención , cuyo equipo integran cinco personas, un ingeniero superior, dos químicos y dos ingenieros con contrato temporal , sería necesario incrementar en dos personas más el departamento ,así como la transformación de los contratos temporales en indefinidos, todo ello para asegurar un servicio de calidad y en las mejores condiciones". No es el único caso, apuntan desde las organizaciones sindicales, el Departamento de Neumología Ocupacional que supervisa el estado de salud de miles de trabajadores pertenecientes no sólo a la minería si no también al resto de industrias de las que se derivan enfermedades respiratorias de ámbito laboral, se encuentra en una situación alarmante al pasar de cinco a tres neumólogos, con las consecuencias que de ello se derivan.

A esto cabe sumar, precisan tanto CCOO de Industria como SOMA FITAG UGT, "la ausencia de un presupuesto definido para el Instituto Nacional de Silicosis. Hasta el momento la financiación procede de los Ministerios de Industria y Sanidad, ese presupuesto se deriva directamente al SESPA lo que ocasiona graves problemas de tesorería puesto que no se pueden acometer actuaciones de diversa índole, así como el desarrollo y el seguimiento de los diferentes proyectos que el Servicio de Prevención, junto con el Departamento Médico, realizan a nivel nacional".

Las organizaciones sindicales sostienen que "si se dotase al Instituto Nacional de Silicosis de una entidad jurídica propia se podrían evitar muchos de los problemas que ahora atraviesa, entre ellos su estrangulamiento económico". Este ha sido uno de los caballos de batalla tanto de SOMA FITAG UGT como de CCOO de Industria dado que el Instituto es el único Centro de Referencia Nacional en este materia y este hecho debería dotarlo de una autonomía plena para desarrollar sus objetivos.

En cuanto al posible traslado del Instituto Nacional de Silicosis a las nuevas dependencias del HUCA, los sindicatos se oponen con rotundidad en tanto no se resuelvan los problemas que lleva aparejados el Instituto Nacional de Silicosis.