19 de febrero de 2015

La Sociedad Española de Contracepción cree que la reforma es un insulto a la mujer y lleva al aborto clandestino

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Contracepción califica de insulto a las mujeres la proposición del PP sobre el aborto y asegura que se fundamenta en datos falsos y conduce al aborto clandestino e inseguro.

Por ello, desde la sociedad reclaman que no se modifique la actual ley y una adecuada prevención en salud sexual y reproductiva (embarazos no deseados, infecciones de transmisión) y el desarrollo de una sexualidad saludable, placentera y responsable.

Asimismo, tras observar en qué se argumenta, afirma que los datos son "falsos" ya que según sus estimaciones, documentadas en los estudios que aportan las clínicas privadas que practican las interrupciones y en la información de las unidades públicas encargadas de gestionarlas, "muestran que, del total de interrupciones, menos del 4% corresponden a mujeres de 16 y 17 años" y, de ellas alrededor del 10% la solicitan sin el conocimiento de sus padres/madres o tutores".

"Estas cifras suponen que, sobre el total de 108.690 interrupciones declaradas en 2013, unas 400 mujeres de 16 y 17 años interrumpieron la gestación sin conocimiento de sus progenitores-tutores. Cifra (menos del 0.5% del total de IVEs) que dista mucho de la mayoría a la que alude el Partido Popular en su justificación pública", afirman.

En su opinión, la Ley actual en ningún momento "impide a los progenitores y tutores la protección de las menores" y mucho menos desampara a éstas de la "asistencia y apoyo familiar en un momento crucial y complicado de su vida". Ya que, añaden, "la inmensa mayoría de las jóvenes recurren al apoyo de la familia -es un dato constante en el tiempo- y solo en aquellas circunstancias en las que la familia puede ser un serio obstáculo o un riesgo (situaciones de maltrato, desestructuración o desamparo familiar, conflictos ideológicos...) las jóvenes no lo comunican".

Para la SEC el debate se ha planteado de manera "alarmista" e "hipócrita" y recuerda que la actual Ley está resolviendo, en condiciones sanitarias "adecuadas y con las debidas garantías jurídicas" la demanda de aborto en España.