28 de noviembre de 2014

Los sistemas de receta electrónica no son óptimos para la mejora del servicio de dispensación, según los farmacéuticos

Los sistemas de receta electrónica no son óptimos para la mejora del servicio de dispensación, según los farmacéuticos
SEFAC

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Más del 86 por ciento de los farmacéuticos comunitarios opina que el servicio de receta electrónica tiene implantada la parte administrativa, pero muy poco desarrollada su vertiente asistencial, según datos arrojados de un estudio realizado por la comisión de Receta electrónica de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac), presentado en el X Aniversario de la delegación gallega de la sociedad.

Este estudio, que lleva por título 'Análisis de la dispensación a través de receta médica electrónica (RE) en las farmacias comunitarias españolas', ha analizado la situación de los distintos modelos autonómicos de receta electrónica (RE), así como la opinión de 500 farmacéuticos comunitarios de toda España sobre la utilidad de esta herramienta.

Entre las razones que explican esta falta de eficiencia, se encuentra que los distintos modelos de RE existentes en España "no son en estos momentos ni homogéneos ni interoperables" -lo que dificulta la movilidad de los pacientes en periodos vacacionales, etc.-, y "tampoco permiten al farmacéutico acceder a la información clínica necesaria para realizar una adecuada dispensación".

Además, los diferentes sistemas de RE "no permiten registrar en la historia clínica aquella información farmacoterapéutica" que, conocida también por otros profesionales sanitarios, pueda ser de utilidad para "mejorar el tratamiento y evitar problemas relacionados con los medicamentos y resultados negativos asociados a la medicación".

Asimismo, critican que ningún sistema de RE proporciona "de forma permanente" la historia farmacoterapéutica con los tratamientos activos y los anteriormente prescritos y conjuntamente con la información de los problemas de salud para los que fueron indicados.

El informe también hace hincapié en lo "poco que ayudan los sistemas de RE a los lazos de comunicación bidireccional y fluida entre profesionales sanitarios". Si bien más del 90 por ciento de los farmacéuticos considera que la comunicación directa con el médico y el resto de profesionales sanitarios "mejoraría mucho la dispensación de los medicamentos", tan solo la mitad de los sistemas de RE prevé esta posibilidad.

Por otra parte, aún existen diferencias en la implantación de la RE en AP entre comunidades autónomas, pues hay regiones como Madrid, Ceuta y Melilla, que "están en fase de expansión"; otras como Región de Murcia y La Rioja, "en fase de pilotaje"; y Castilla y León, que "aún no ha iniciado el piloto aunque ha anunciado que lo hará próximamente".

PROPUESTAS DE MEJORA

De cara a mejorar la situación sanitaria de la receta electrónica y contribuir a paliar algunas de las deficiencias detectadas en RE, Sefac propone una serie de mejoras que quieren dar respuesta a la pregunta ¿Qué deben aportar los sistemas de receta médica electrónica (RE) al farmacéutico comunitario para que estos puedan realizar correctamente la dispensación?

Estas mejoras se enmarcan en distintos ámbitos. En primer lugar, la organización cree necesario que el sistema de RE "permita al farmacéutico comunitario el acceso a la información clínica y farmacológica del paciente para poder realizar la dispensación correctamente". Asimismo, considera que la RE debería permitir una comunicación electrónica "bidireccional y fluida" entre el farmacéutico y el resto de los profesionales sanitarios que atienden al paciente.

Por otro lado, reclama la participación y colaboración con el resto de profesionales sanitarios a través del sistema de RE en la atención al paciente, ya que "permitirían una integración real y efectiva del farmacéutico comunitario en la atención primaria y especializada en el Sistema Nacional de Salud (SNS)". Además, opina que sería muy importante que el sistema de RE "pudiera adaptarse -como herramienta tecnológica que es- a la metodología de trabajo del farmacéutico comunitario".

El registro es otra de las mejoras que exige. "Los profesionales sanitarios deberían tener acceso a la información clínica necesaria del paciente derivada de la dispensación de los medicamentos y productos sanitarios". Asimismo, piden una mayor interrelación entre las tarjetas sanitarias individuales, las prescripciones y las dispensaciones de los diferentes sistemas de RE de España, y de los Estados miembros de la Unión Europea, así como la comunicación entre las aplicaciones de gestión de la farmacia comunitaria y dichos sistemas.

También considera que los sistemas de RE deberían ajustarse a la realidad del proceso de uso de los medicamentos de los pacientes "con el fin de aumentar su adherencia al tratamiento", es decir, más personalización.

Por último, la sociedad reclama la prescripción o derivación hacia la realización de otros SPF a los pacientes por parte de los sistemas de RE; una mayor autonomía profesional a los farmacéuticos a la hora de realizar el servicio de dispensación; y lograr la convergencia hacia unas características, criterios y requerimientos básicos comunes y consensuados.

Para leer más