2 de octubre de 2012

Sindicatos y la Generalitat valenciana acuerdan la creación de una mesa de seguimiento sobre el nuevo modelo de gestión

VALENCIA, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

Representantes de los sindicatos Cemsatse, UGT, CCOO PV, CSI-F y USAE se han reunido este martes con el conseller de Sanidad de la Generalitat Valenciana, Luis Rosado, le han pedido al conseller que establezca una Mesa de seguimiento y control del nuevo modelo de gestión sanitaria, lo que ha sido bien acogido por parte del responsable de Sanidad, según han indicado los sindicatos en un comunicado.

Los sindicatos esperan que el conseller de Sanidad les informe puntualmente, como representantes de los trabajadores, sobre los progresos en la implantación de este nuevo modelo y mejorar en lo posible la gestión y la calidad sanitaria.

Durante la reunión, los representantes sindicales han insistido en mantener una sanidad pública, al mismo tiempo que le han planteado sus dudas durante la reunión celebrada esta mañana en la que Rosado ha informado a los representantes de la mesa sectorial de sanidad sobre el nuevo sistema de sanidad pública, que se pondrá en marcha en 2013 en la Comunidad Valenciana.

El conseller de Sanidad ha explicado que la gestión compartida se llevará a cabo mediante un contrato de suministro de servicios generales no sanitarios, con lo que la parte asistencial quedaría salvada a corto plazo. El conseller ha señalado que se mantiene la relación de servicio estatutaria del personal sanitario con la Conselleria de Sanidad.

Sin embargo, los sindicatos han planteado diferentes dudas en relación a la incentivación de este personal que pretende establecer la conselleria y al futuro de los hospitales de Lliria y de Gandia.

Los representantes de los sindicatos han insistido en defender ante el conseller de Sanidad la importancia de "mantener la sanidad pública como la única opción de esta Comunitat", y han acogido de entrada este modelo de ahorro en la centralización de las compras y de la distribución.

Según el nuevo modelo de gestión, la sanidad pública se orientará a conseguir que la asistencia sanitaria mantenga su calidad dentro de unos parámetros de rentabilidad económica, que tendrán un "importante valor" a la hora de prestar el servicio sanitario. El papel del operador privado será vigilar para que este binomio se cumpla, desempeño por el cual obtendrá un beneficio tras verificar la conselleria de Sanidad que realimente se ha recortado el gasto público.

LABOR DE LOS PROFESIONALES

Por otra parte, los sindicatos han recordado a Rosado la "excelente labor y la entrega" que vienen manteniendo los profesionales de la sanidad a pesar de los recortes que se vienen produciendo. Igualmente, los sindicatos han manifestado su "desacuerdo" con que el nuevo modelo de gestión suponga que las empresas privadas sean las que dirijan la gestión económica de los mismos.