20 de agosto de 2020

Simón cree que la aplicación de detección de contactos "no va a ser la panacea" pero "puede ayudar"

Simón cree que la aplicación de detección de contactos "no va a ser la panacea" pero "puede ayudar"
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, durante una comparecencia ante los medios para informar sobre las últimas novedades respecto a la crisis sanitaria del Covid-19 - ÓSCAR J.BARROSO/AFP7 - EUROPA PRESS

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha señalado que las aplicaciones de detección de contactos de COVID-19, como 'Radar COVID' desarrollada por el Gobierno, "pueden ayudar" a controlar la transmisión, pero ha puntualizado que "no van a ser la panacea".

"Las aplicaciones de detección de contactos pueden ayudar, pero no van a ser la panacea. Puede detectar contactos pero no implica que se haga un seguimiento completo de los mismos. Es una herramienta que creemos que va a ayudar muchísimo y se va a implementar su uso", ha comentado Simón este jueves en rueda de prensa, tras anunciarse que la aplicación ya está activa en fase de pruebas en cuatro comunidades autónomas (Andalucía, Cantabria, Aragón y Extremadura), una vez completado el proceso de integración técnica entre la aplicación y sus sistemas sanitarios.

El epidemiólogo ha abordado cuáles han sido las experiencias en otras comunidades autónomas con aplicaciones similares. "Los países que ya han implementado estas herramientas, en algunos siguen funcionando, no aportando demasiado, y en otros casos se ha frenado", ha advertido sobre la efectividad real de estas 'apps'.

Este miércoles el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) aprobó un acuerdo para que las CCAA que vayan terminando este proceso de adaptación puedan comenzar a operar en pruebas. Se trata de un acuerdo temporal que permite acelerar la implantación del desarrollo, y que deberá ser ratificado a través de convenios bilaterales entre las administraciones sanitarias de cada autonomía y el Ministerio de Sanidad.

Este es el primer paso en el plan de implantación nacional de la aplicación, que a día de hoy cuenta ya con unos dos millones de descargas en sus versiones para los sistemas operativos Android e iOS. El resto de comunidades autónomas han manifestado su interés en adoptar la herramienta y están llevando a cabo el trabajo técnico necesario para integrar la aplicación con sus sistemas sanitarios para poder ponerla en marcha a lo largo de "las próximas semanas".

El desarrollo de la aplicación de alerta de contactos, llevada a cabo por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, fue aprobado por el Consejo de Ministros el pasado día 23 de junio. Seis días después, se lanzó un piloto en la isla canaria de La Gomera para probar la efectividad de la herramienta en la detección de contagios en contactos estrechos ante una situación de rebrote ficticio con positivos figurados.

CÓMO FUNCIONA LA APLICACIÓN

La 'app' ha sido desarrollada siguiendo estándares técnicos "garantistas" con la privacidad de los usuarios en cumplimiento de todas las recomendaciones elaboradas por la Comisión Europea. Así, ningún usuario puede ser identificado o localizado porque no hay dato alguno registrado y porque todo el proceso se desarrolla en su teléfono sin salir hacia ningún servidor. Además, tanto el uso de la 'app' como la comunicación de un posible contagio serán siempre voluntarios.

La aplicación utiliza la conexión 'Bluetooth' del terminal, a través de la cual los móviles emiten y observan identificadores anónimos de otros teléfonos que cambian periódicamente. Cuando dos terminales han estado próximos durante 15 minutos o más a dos metros o menos de distancia ambos guardan el identificador anónimo emitido por el otro.

Si algún usuario fuera diagnosticado positivo de COVID-19 tras realizarse una PCR, decidiría si dar su consentimiento para que, a través del sistema de salud, se pueda enviar una notificación anónima. De esta forma, los móviles que hubieran estado en contacto con el paciente recibirían un aviso sobre el riesgo de posible contagio y se facilitarían instrucciones sobre cómo proceder. Al no solicitarse datos de ningún tipo, es imposible identificar o localizar de forma alguna a ningún usuario.

Actualmente, la Comisión Europea está desarrollando el marco legal y técnico que haga posible la interoperabilidad entre aplicaciones basadas en el modelo descentralizado, como es el caso de 'Radar COVID', para que puedan seguir funcionando más allá de las fronteras de cada Estado. El Gobierno español ha defendido desde el primer momento un modelo interoperable para ampliar el alcance de este tipo de herramientas.