4 de agosto de 2006

La SEPAR advierte que el impacto actual de la tuberculosis en el mundo supera al que tuvo en el siglo XIX

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) señaló hoy que el impacto actual de la tuberculosis en la actualidad supera el que tuvo en el siglo XIX. La Organización Mundial de la Salud (OMS) cifró en 1.900 millones de portadores del bacilo de la tuberculosis en todo el mundo, con 8 millones de nuevos enfermos cada año, según informó hoy SEPAR en un comunicado.

En este sentido, el doctor Rafael Vidal Pla, miembro del área de trabajo de la SEPAR, recordó que estas cifras "inquietantes" hacen que este germen esté considerado como "el más mortífero de todos cuantos hayan existido antes", superando las cifras del siglo XIX, cuando la tuberculosis ocasionó más estragos, ya que nunca había habido en el mundo "tantos enfermos tuberculosos como ahora".

Además, y ante la fuerte relación que se establece entre el resurgir de la tuberculosis y el sida, destacaron que en el caso de España, sólo el 50% del incremento de los últimos años es atribuible al virus de la inmunodeficiencia humana. El resto, se debe al "relajamiento de la política de control" sobre esta enfermedad infecciosa durante décadas, cuando se pensaba que "estaba prácticamente extinguida", añadió el doctor Vidal Pla.

Otros factores que, en opinión del citado especialista de SEPAR, influyen considerablemente en la diseminación del bacilo de la tuberculosis es que generalmente ataca a "población marginada y poco dispuesta" a acatar la pauta de tratamiento que exige la curación y a "las fuertes corrientes migratorias desde países pobres con alta prevalencia", hacia otros que ya tenían más controlada la enfermedad.

Por otro lado, la SEPAR también advirtió que cuando la terapia convencional que se utiliza para tratar a los pacientes no se continúa de principio a fin, la enfermedad no se cura y el afectado se convierte en "un foco de contagio para los demás", e incluso puede provocar la aparición de resistencias a alguno de los medicamentos y contagiar un tipo de tuberculosis resistente, "más grave y difícil de tratar".