17 de agosto de 2007

SENE asegura que el uso profesional de la toxina botulínica en estética no ha causado hasta ahora "ningún incidente"

MADRID, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) asegura que el uso de la toxina botulínica que realizan médicos autorizados al practicar operaciones de estética no ha causado hasta el momento "ningún incidente o daño a la salud del paciente", que antes de la intervención es informado de los riesgos y debe demostrar que no sufre problemas neuromusculares que podrían derivar en complicaciones respiratorias, del habla o la deglución por el uso de esta sustancia.

Así lo explicó a Europa Press la doctora Concha Obregón, portavoz de la SEME y directora de su propia clínica de estética en Santander desde hace 24 años, quien considera "positiva" la advertencia que en julio realizó el Ministerio de Sanidad sobre la aplicación de esta toxina, más conocida por marcas de productos como 'Botox' o 'Vistabel'. Sin embargo, destaca que el único incidente con el uso del elemento, la muerte de un niño de 13 años de edad, se produjo "en un uso hospitalario de la toxina, no en una intervención estética".

"Las cantidades de toxina botulínica que se emplean en estética, sobre todo cuando se trata el tercio superior de la cara, son muy pequeñas. Además, se realizan sobre un paciente sano, sin alteraciones neuromusculares, al que se le han advertido los riesgos por escrito. La aplicación hospitalaria es diferente", aseveró, reconociendo no obstante que en todas las intervenciones se ha de tener "especial cuidado" con la zona del cuello y las áreas cercanas a los músculos de deglución, que "son más delicadas".

La doctora resalta que como advirtió Sanidad, el uso de la toxina botulínica sólo es seguro "cuando lo lleva a cabo un médico expresamente autorizado para ello por la consejería de sanidad de la comunidad autónoma en la que trabaja" y previene de los "sustos" que uno puede llevarse si decide aplicarse este producto en centros de estética o peluquerías que realizan de forma irregular la operación.

"Nos consta que en algunos centros estéticos y peluquerías se aplica la toxina de forma irregular. Esto es peligroso porque, a pesar de que las secuelas a nivel estético no son irreversibles, desconocemos el origen de este material, cuya venta debe estar autorizada por Sanidad. Además estos centros carecen de los medios necesarios para atender un posible problema de salud", acotó, insistiendo en que la toxina "no debe ser aplicada por médicos itinerantes, que no tengan consulta para seguir cada caso".

LA ADVERTENCIA DE SANIDAD

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) advirtió a los profesionales sanitarios en su última nota informativa antes de las vacaciones estivales, de la aparición de "reacciones adversas graves" relacionadas con la diseminación de la toxina botulínica "a lugares distantes del lugar de administración", tales como trastornos respiratorios, del habla o de la deglución.

Sanidad señala que los medicamentos a bases de toxina botulímica "sólo deben ser administrados por médicos con la experiencia suficiente" y que cuenten en su clínica "con el equipo necesario". Piden al médico que informe a sus pacientes "sobre el riesgo de diseminación de la toxina" y que les recomienden pedir asistencia médica "de inmediato" si aparecen los citados trastornos.

Las unidades de toxina botulínica "no son intercambiables entre los distintos medicamentos" y en su administración deben seguirse "las técnicas recomendadas y las instrucciones posológicas específicas de cada medicamento e indicación, incluida la recomendación de usar la dosis mínima eficaz y la de ajustarla teniendo en cuenta las necesidades individuales".