19 de abril de 2006

El Senado aprueba el proyecto de Ley de Técnicas de Reproducción Humana Asistida

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Sanidad en el Senado aprobó hoy el dictamen de la Ponencia del proyecto de Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida, con apoyo parcial del PP, que durante esta jornada ha incluido una serie de modificaciones al texto como establecer límites y responsabilidades en el diagnóstico preimplantacional y la selección embrionaria, favorecer el tratamiento de enfermedades que requieran de donantes incompatibles; así como promover el uso de ovocitos en vez de embriones preimplantatorios para la investigación.

Este texto pasará a votarse al Pleno de la Cámara Alta y será posteriormente remitido al Congreso para su ratificación definitiva.

No obstante, tras la Comisión, todos los grupos parlamentarios --a excepción del PP-- han decidido hacer un voto particular de las enmiendas aprobadas del PP (25, 26 y 28), así como dos de CiU (relativas al concepto de "preembrión") para la vuelta al texto original del Congreso, en la próxima votación en el Pleno del Senado, según informó a Europa Press el senador socialista Joaquín Bellón.

Asimismo, se reconocerá el papel de las comisiones homólogas de las comunidades autónomas como soporte de las decisiones de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida, dijo.

En concreto, a propuesta del PP se incluye una enmienda a favor de garantizar la prevención de la salud de la mujer, y promover la utilización de ovocitos en vez de embriones preimplantatorios para la investigación. Según este grupo, "es necesario favorecer el tratamiento de enfermedades que requieran de donantes histocompatibles, más que abrir la puerta al uso eugenésico de las técnicas de infertilidad, se debe promover la conservación y utilización de la sangre de cordón umbilical, impulsando el sistema de donación heteróloga, y abriendo la puerta al uso antólogo, de acuerdo con los últimos avances científicos".

Además, proponen que la utilización de embriones preimplantatorios humanos se rija según la legislación vigente sobre donación y utilización de células especialmente en lo relativo a la ausencia de lucro. También se prohíbe el comercio y uso industrial de embriones preimplantatorios humanos y sus células, y el movimiento transfronterizo de embriones deberá ser autorizado por la autoridad competente, previo informe de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

En este trámite parlamentario, el texto ha incorporado también enmiendas del PNV para evitar el lucro de las donaciones y prohibir que las actividades de publicidad y promoción busquen beneficios económicos; así como que en la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida esté presente al menos un representante de las organizaciones de personas con discapacidad y sus familias, para que participen en las decisiones. En esta misma línea, también se incluye una enmienda de Entesa y CiU a favor garantizar la no discriminación de los discapacitados.

Asimismo, se ha aprobado una iniciativa de CiU que defiende que no se puede primar una opción de la donación con fines de investigación en relación con el cese de conservación sin otra utilización, otras que dice que no es admisible un derecho de ocupación privado sobre los embriones presuntamente abandonados a favor de los centros y que se deben garantizar protocolos previos que eviten acciones lesivas para la salud de la mujer que se somete a estas técnicas.

PSOE: LEY "ARMÓNICA"

En su intervención el senador del Grupo Socialista, Pedro Feliciano Sabando, afirmó que se trata de "una ley armónica y completa que da respuesta a actuales problemas, sin que las posiciones ideológicas del Gobierno hayan ido por delante de los hechos". Además, indicó que es un proyecto impulsado por los expertos tras una puesta al día objetiva de los requisitos científicos, desde la embriología a la ética, y que no se trata de un texto "restrictivo", sino que "está abierto a la propia evolución científica que se plantee en un futuro".

"Es una norma respetuosa con la realidad autonómica porque parte de que la autorización corresponde a las comunidades autónomas", según el senador socialista, quien recordó que se potencian y se crean nuevos registros, y que en definitiva, es una ley "a favor de la salud de la persona humana, y entendida en su concepción más integral". También destacó que los pacientes están suficientemente representados.

Asimismo, Sabando criticó la "desmesura" del PP al intentar crear confusión, que "es malo para la sociedad", y mantener afirmaciones que, a su juicio, "son un auténtico atentado a la dignidad humana".

En general, la mayoría de grupos políticos manifestaron que la ley se adecua a necesidades de la sociedad, que los asuntos relativos a la investigación se deben abordar en otra normativa y que es "imprescindible" no crear falsas expectativas para los ciudadanos.

En este sentido, la senadora de CiU, Rosa Nuria Alexaindre, insistió en que "esta ley no tenía que ser una norma política, sino técnica, ética y moral, que no levantase falsas expectativas".

MEJORAS COMPETENCIALES

Por su parte, la senadora del PNV, Inmaculada Loroño, reconoció que a pesar de ser una norma "compleja", avanza paralelamente al mismo nivel de las técnicas actuales, pero debe "evitar interpretaciones interesadas, por lo que las comunidades autónomas y Sanidad deben velar por el justo cumplimiento de la ley, para que se ejecute con responsabilidad".

En opinión del senador Ramón Espasa, de Entesa Catalana de Progrés, "no puede ser que haya proyectos de investigación diferentes en este ámbito entre comunidades autónomas, por lo que hay que unificar la doctrina en este tema tan sensible". También criticó el "abuso ideológico" del PP.

Por su parte, el senador del Grupo Mixto, José Ramón Urrutia, a pesar de considerar que este proyecto "se ha politizado", defendió que responde a necesidades actuales y que se adecúa a los avances tecnológicos. No obstante, indicó que se debe aclarar el tema del registro de donantes y ampliar la información a los usuarios. En cuanto a las competencias, resaltó que las autonomías tienen la gestión en este tema, y no está suficientemente recogido.

PP: CRÍTICA LOS MENSAJES "DEMAGOGOS"

Por su parte, la senadora María Mercedes Coloma, resaltó que "este nuevo proyecto no responde a la demanda social, ni tiene justificación clínica, ni se está acordando con consenso, mientras que se está dando la espalda a las propuestas del PP". Además, criticó que la norma "atiende exclusivamente a demandas de las clínicas privadas, no defiende la salud de la mujer, no prohíbe un uso industrial de embriones, establece un mal registro de donantes, no apuesta por investigación con células madre y abre la puerta a la posibilidad de clonación para otros fines, dejando un inmenso vacío legal".

En esta misma línea, el senador 'popular' Antonio Román, insistió en que "no se lancen mensajes demagogos" a los ciudadanos, ni se creen falsas expectativas, al no ser justo para determinados pacientes. En su opinión, se trata de una ley "política" que no ha contado con el consenso del grupo de la oposición, y que se debe a "criterios oportunistas". "Si la ética está fuera de la investigación, mal favor hacemos a la sociedad, por lo que debe incluirse en las leyes", precisó, quien abogó también por promover la investigación de células madre procedentes de cordón umbilical y que incluyese en esta ley.