20 de septiembre de 2007

La SEEDO insiste en intensificar los controles en las pasarelas de moda para evitar trastornos alimentarios

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) insistió hoy en la necesidad de dar la voz de alarma para evitar la malnutrición evidente de algunas modelos en las pasarelas internacionales. A pesar del compromiso adquirido por Pasarela Cibeles con esta sociedad, en el que no se permite desfilar a maniquíes que demuestren una delgadez extrema, "este comportamiento sigue siendo una excepción en el mundo de la moda", según denuncian sus miembros en un comunicado.

Según el presidente de la SEEDO, el doctor Basilio Moreno, "durante los últimos años en las pasarelas se han exhibido una serie de modelos extremadamente delgadas con una apariencia cadavérica".

La "gravedad" de este hecho no radica únicamente en el problema de salud que esto supone para las propias modelos, sino que, tal y como lo reconoce el doctor Moreno, "muchas de ellas han sido un modelo a imitar entre nuestras adolescentes, que en el glamour de las maniquíes ven un ideal a alcanzar en una profesión muy deseable".

En estos momentos, Pasarela Cibeles cuenta con el asesoramiento de la SEEDO con el fin de promover que la elección de las modelos responda a cánones de belleza saludables y alejados de la extrema delgadez. Dicha pasarela se ha adaptado a criterios clínicos y ha establecido un Índice de Masa Corporal (IMC) mínimo de 18 ajustándose a los parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"El ejemplo de Pasarela Cibeles se ha constituido en un hito internacional que necesariamente debe ser imitado por otras pasarelas de la moda, para evitar que el aspecto de muchas modelos pueda inducir a trastornos en la conducta alimentaria de los adolescentes", afirmó el doctor Moreno.