2 de enero de 2006

Sanidad valora "positivamente" el cumplimiento de la Ley Antitabaco y rechaza flexibilidad o retraso en su aplicación

Sanidad valora "positivamente" el cumplimiento de la Ley Antitabaco y rechaza flexibilidad o retraso en su aplicación

MADRID, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, señaló hoy que la percepción que tiene el Ministerio de Sanidad y Consumo sobre el cumplimiento de la nueva normativa por los locales es "enormemente positiva", y destacó el "optimismo" con el que los ciudadanos han recibido la ley. No obstante, recalcó que no se dejará opción a planteamientos como la "flexibilidad o retraso" en su aplicación, ya que "no tendría sentido, y sería contraproducente".

Olmos señaló en declaraciones a Radio Nacional de España, recogidas por Europa Press, que está convencido de que no se necesitará dar un margen de tolerancia porque tiene la impresión y la confianza que los ciudadanos van a cumplir la ley. En el caso de que no sea así, lógicamente se seguirán todos los procedimientos para asegurar que las infracciones se comprueban y las sanciones que se ponen se basan en la realidad.

Olmos dijo que la acogida en los centros de trabajo "ha sido buena en general" y manifestó que será en estos lugares donde mejor se perciban los beneficios que tiene para los no fumadores y fumadores que no se permita consumir tabaco. "Nuestro consejo es que todo el mundo, en la medida de lo posible, aproveche esta oportunidad para intentar dejar de fumar", precisó.

Además, señaló que la Ley surge a raíz de lo que la Constitución española establece como una de las obligaciones de los poderes públicos de proteger la salud de las personas. "Es evidente que el tabaco afecta a la salud, supone una de las principales causas de enfermedades evitables con gran mortalidad asociada como los cánceres, y otras patologías de carácter pulmonar y cardiovascular empeoran con el consumo de cigarros", según Olmos, quién recordó que uno de los objetivos fundamentales de la normativa es dificultar el acceso al tabaco de las personas más jóvenes, que son objetivo de la industria tabaquera.

En cuanto a los riesgos del fumador pasivo, el secretario general de Sanidad recordó que hay datos que revelan que estas personas "tienen más incidencia de patologías relacionadas con el consumo de tabaco, según datos científicos".

Asimismo, la propia ley fomenta el desarrollo por parte de los servicios sanitarios de programas de deshabituación tabáquica que permita a los que deseen dejar de fumar puedan hacerlo. En este sentido, destacó que a los fumadores se les debe ofrecer "mucha comprensión", puesto que este hábito genera una dependencia y gran parte de los ciudadanos que fuman están pensando en dejarlo todos los días.

En estos casos, deben aprovechar esta oportunidad, al no estar permitido fumar en los centros de trabajo, para ir acotando los momentos en los que se fuma. Además, "aconsejaría que solicitasen la inclusión en un programa de deshabituación tabáquica, para poder dejar de fumar", según Olmos, quién aseguró que también ha dejado de fumar impulsado por esta normativa.

INFORMACIÓN TELEFÓNICA

El Ministerio de Sanidad está ofreciendo información a través un teléfono (901 445 445) que ha puesto a disposición de los ciudadanos porque "es evidente que es un cambio importante, desde el punto de vista normativo y de costumbres". De este modo se responden a cuestiones como la de los camareros que trabajan en locales donde está permitido fumar --bares y restaurantes menores de cien metros cuadrados-- los cuales "desafortunadamente no tienen más remedio que asumir que están en ese espacio, y van a tener que soportar esa situación, pero eso no quiere decir que tengan que fumar", explicó.

En otros países como Irlanda o Italia que han tenido normativas, incluso más estrictas en el ámbito de la restauración, "la experiencia ha sido enormemente positiva", dijo. Al principio, supuso un cambio de costumbres importante, aunque "la aplicación ha sido muy bien entendida y no ha generado conflictos".

Finalmente, el secretario general de Sanidad informó que a lo largo del 2006 se va a hacer un abordaje integral de la problemática del consumo del alcohol, sobre todo entre los más jóvenes, y se desarrollará la estrategia que corresponda desde el punto de vista normativo.