4 de febrero de 2014

Sanidad retira 'Dymethaberry Steel Crushers', usado en fisioculturismo como altenativa a los esteroides anabólicos

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AEMPS), del Ministerio de Sanidad, ha ordenado la retirada del mercado del producto 'Dymethaberry Steel Crushers' comprimidos, vendido como complemento alimenticio y utilizado en el entorno del fisioculturismo, por incluir en su composición sin advertirlo en el etiquetado el principio activo dymethazine, lo que el confiere la condición de medicamento.

Las autoridades sanitaria tuvieron conocimiento a través de la Policía Municipal de madrid, de la comercialización de este producto a través de Internet, como complemento alimenticio, pese a no haber sido notificado a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, de acuerdo con lo previsto en la normativa vigente.

En su composición, según el etiquetado, figura el principio activo 2a, 17a-dimethyl-4-androst-3-one azine, 17alfa-ol (también denominado dymethazine), que se metaboliza en 2a, 17a-dimethyl-etiocholan-3-one (también denominado metasterona, metildrostanolona, superdrol ó 2a, 17a-dimetil-5a-androst-3-ona-17alfa-ol). La presencia de esta sustancia ha sido demostrada en los análisis llevados a cabo a las muestras de este producto por el Laboratorio Oficial de Control (LOC) de la AEMPS.

La presencia de esta sustancia le confiere la condición legal de medicamento por lo también se prohíbe su venta.

Según explica Sanidad, 'Dymethaberry Steel Crushers', es un producto destinado a un consumo en el entorno del fisioculturismo, como alternativa a los esteroides anabólicos para aumentar la masa y la fuerza muscular. La metasterona o superdrol es un principio activo que está estructuralmente relacionado con la testosterona y que posee actividad hormonal anabolizante. El consumo de metasterona tal como viene reflejado en diversos artículos científicos, ha sido asociado a enfermedades hepáticas, que pueden llegar a ser muy graves, tales como colestasis hepática o hepatotoxicidad.

Además. el uso de anabolizantes hormonales puede producir efectos adversos que, en función del individuo y de la duración de su utilización, pueden ser importantes y, en ocasiones, irreversibles. Su uso se asocia a náuseas, vómitos, diarreas, excitación, insomnio, depresión, acné, ginecomastia. Con menos frecuencia pueden producir trastornos en la erección, inhibición de la producción de espermatozoides (que puede llegar a la esterilidad), hipercolesterolemia (especialmente de las LDL), hipercalcemia y edema.

Por sus efectos metabólicos producen un perfil pro-aterogénico y un aumento del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, de hecho los efectos adversos más graves están relacionados con deformaciones mórbidas del corazón así como con un aumento de riesgo importante de derrame cerebral.

Los anabolizantes también producen una alteración de las funciones hepáticas, de la coagulación sanguínea y de la glándula tiroides. Por todo ello, su uso está contraindicado en enfermos con insuficiencia renal o hepática, enfermedades cardiovasculares, epilepsia o diabetes, entre otras enfermedades.

En este mismo sentido, Sanidad recuerda que existe información sobre reacciones adversas producidas por productos comercializados como complementos alimenticios para el fisioculturismo, en cuyo etiquetado aparecen esteroides o alternativas a esteroides, cuyo consumo se ha asociado a casos de lesiones hepáticas graves, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia renal, y embolia pulmonar (bloqueo de las arterias en el pulmón), que ha sido publicada por otras autoridades sanitarias.