12 de diciembre de 2012

La sanidad privada comienza a tratar un cáncer de mama apenas dos semanas después del diagnóstico

El tiempo medio de espera en urgencias es de 25 minutos y la estancia media hospitalizado es de 3,7 días

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los hospitales privados españoles tardan apenas dos semanas de media en comenzar a tratar a una paciente con cáncer de mama una vez diagnosticadas, cuando los estándares internacionales establecen una demora media de entre ocho y 10 semanas.

Así se desprende de los resultados del primer estudio RESA 2012 'Indicadores de resultados en salud de la Sanidad Privada' elaborado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), entidad formada por las principales aseguradoras y grupos hospitalarios privados de España.

En dicho estudio han participado 87 centros privados que representen alrededor del 41 por ciento de las altas de hospitalización y 67 por ciento de las urgencias de la sanidad privada, y el objetivo era "conocer indicadores reales para establecer comparaciones y saber si lo estamos haciendo bien", según ha explicado Ángel de Benito, vocal del IDIS y uno de los coordinadores del estudio.

En este sentido, uno de los resultados más destacados ha sido el tiempo entre el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de mama, ya que se trata de "un marcador sensible que requiere una atención inmediata", ha apuntado.

Así, y tras casi 2.000 pacientes analizadas, se observa que en los hospitales privados de España apenas pasan 12,55 días de media desde el momento del diagnóstico a la intervención, ya sea quirúrgica o médica (tratamiento con quimioterapia o radioterapia).

Estos datos, según ha reconocido Manuel Vilches, también vocal del IDIS, durante la presentación del estudio, son "sorprendentemente bajos" si se tiene en cuenta que las recomendaciones internacionales establecen una demora media de entre 8 y 10 semanas.

De hecho, incluso el límite superior de la muestra, que fue de cuatro semanas, está "todavía muy por debajo de las mejores recomendaciones internacionales".

El estudio ha analizado parámetros más generales como el tiempo medio de espera en Urgencias, que estaría en 25 días. En este sentido, Vilches ha destacado que el tiempo medio desde que el paciente llega a la puerta de Urgencias y es evaluado es de 9 minutos, a los que había que sumar otros 16 de media hasta que es atendido por un facultativo.

LA ESPERA EN URGENCIAS SE REDUCE UN 20% EN DOS AÑOS

Sobre este último aspecto, además, se ha producido un descenso del 20 por ciento en los dos últimos años, ya que en 2009 la media de espera desde la evaluación a la atención era de unos 20 minutos, a los que había que sumar otros 8 hasta el triaje.

La espera media para una intervención quirúrgica no urgente en los hospitales privados es de 30 días, mientras que el tiempo medio de hospitalización es de 3,7 días de media, con unos máximos no superiores a los cinco días.

En lo que respecta a la demora para realización de pruebas complementarias, el estudio muestra que la espera para la realización de una mamografía es de unos 14,1 días, para un TAC está en 9,3 días y para una resonancia magnética en unos 9,7 días.

Además, el tiempo de espera hasta la entrega del informe en cada caso es de 3,7, 4,8 y 5,9 días respectivamente. No obstante, ha precisado Vilches, en esta demora se incluyen todo tipo de pruebas, tanto rutinarias como urgentes, si bien en estas últimas el tiempo de entrega en muchas ocasiones "es casi inmediato".

MENOS DE UN 5% DE REINGRESOS O RETORNOS

El estudio también ha recogido marcadores de eficacia como la tasa de reingresos o complicaciones. De este modo, muestra como las tasas de retorno a las 72 horas de una urgencia es de 3,4 por ciento (en 2009 era un 3,7%), y la tasa de reingreso a los 30 días de un alta es de 4,6 por ciento, ligeramente superior al 4,3 por ciento de los datos de 2009.

Igualmente, la tasa de bacteriemias relacionadas con catéter central en UCI, las llamadas infecciones nosocomiales, es de apenas un 0,8 por ciento, mientras que la tasa de supervivencia de pacientes ingresados por síndrome coronario agudo es de un 97 por ciento.

El estudio también ha analizado el porcentaje de cirugías de prótesis de cadera realizadas dos días después de un ingreso hospitalario, siendo de un 94,5 por ciento.

Estos datos, según Vilches, son claves para disminuir la mortalidad y mejorar la eficacia de la rehabilitación. Además, son "mucho más elevados" si se comparan con otros estudios, que muestran un porcentaje de intervenciones de entre un 30 y 50 por ciento.

ESTÁNDARES DE CALIDAD CERTIFICADOS

Por último, el estudio muestra como hasta el 68 por ciento de los centros participantes en el estudio cuentan con alguna acreditación o certificación de calidad emitida por organismos internacionales como el ISO, la European Federation of Quality Management o el Joint Commission of Hospital Accreditation.

De estos, además, el 80 por ciento tienen acreditada la calidad de áreas relevantes como los servicios de Diagnóstico, Urgencias, Bloque Quirúrgico u Obstétrico o Consultas Externas.

Asimismo, el 89,4 por ciento de los hospitales privados tiene implantado un protocolo de higiene de manos, el 95 por ciento tiene implantado o está en proceso de contar con un protocolo de cirugía, los protocolos de identificación de problemas relacionados con la medicación superan el 73 por ciento y los sistemas de notificación anónima de efectos adversos el 78 por ciento.